Los fenianos en la historia

En esta ocasión os traemos una entrada en la que se mezcla la Historia y la Mitología de estos personajes del folclore irlandés. Y digo traemos porque en esta ocasión esta entrada ha sido escrita por dos personas. La parte mitológica está realizada, como no podía ser de otra forma, por @MitologiaCelta y la parte más histórica por un servidor.

Logo de @MitologiaCelta

En la mitología celta, más concretamente en los Ciclos Mitológicos Irlandeses, nos encontramos con el “Ciclo de Finn”, también llamado el “Ciclo Feniano”. En este Ciclo podemos conocer la historia y vida de Finn mac Cumhail y de sus guerreros llamados Fianna.

Estos guerreros pasaban por unas duras pruebas para ser seleccionados, ya que debían estar muy cualificados para la lucha, estar entre sus filas era uno de los mayores honores que se podía obtener ya que muchos lo intentaban pero pocos lo conseguían.

Estas pruebas se realizaban para comprobar su valentía y su habilidad. La primera consistía en enterrarlos en un hoyo hasta la cintura, armados solo con un escudo, mientras nueve hombres les tiraban sus lanzas de las que debían defenderse, en caso de que tuvieran el mínimo rasguño en su piel no sería apto para estar en las filas de estos guerreros. En la siguiente prueba al aspirante a guerrero se le trenzaba el pelo para que, después, varios Fianna lo persiguieran por el bosque, en caso de que se soltase una de sus trenzas, la lanza temblase en sus manos o hicieran crujir una rama durante la carrera este sería descalificado de inmediato. Y la última prueba a la que se debían someter era adquirir el conocimiento de los doce libros de poesía y ser capaces de recitarlos, así como tenían que conocer las antiguas leyendas. Después de esto debían hacer cuatro juramentos: el primero no robar ganado; el segundo no negar nunca ayuda a ningún hombre o mujer; el tercero no retroceder nunca ante menos de nueve contrincantes y para finalizar no aceptar una dote al tomar una esposa.

Pero no solo aparecen estos guerreros en dicho Ciclo si no, que mirando fuera de la mitología, los Finn (singular de Fianna) eran jóvenes guerreros que se encontraban fuera de los sistemas tribales establecidos.

En las naciones irlandesas en la vida de un niño se establecían tres etapas, entre la etapa de juventud y edad adulta encontramos los orígenes de los Fianna. Eran varones de nacimiento aristocrático que habían pasado la crianza pero aún no habían alcanzado la edad de “madurez”, que se estimaba en los 20 años. Llegados a esa edad, si no contaban con las tierras suficientes, tenían dos opciones: quedarse en las tierras de su padre hasta conseguir las suyas propias o convertirse en un finn. Estos jóvenes vivían al margen de la sociedad, en regiones salvajes o fronterizas, donde sobrevivían acampando, pescando, cazando y buscando comida.

En tiempo difíciles, sobre todo en invierno, algunos atacaban comunidades para poder sobrevivir, se hacían necesarias esas incursiones, e incluso saqueos, para poder subsistir. Aunque hay pocas fuentes que nos hablen de ello se sugiere que los fian no eran una fuerza militar permanente si no que se reunían con un propósito común, siendo poco probable que permanecieran en el campo como una unidad cohesiva durante largos periodos de tiempo.

A la vez que los Fianna existían los conocidos como “Díbheargaigh”, la diferencia entre ambos grupos era que mientras los primeros tenían cierta distinción social y jurídica (que se refleja en los textos literarios y jurídicos), los segundos eran merodeadores y saqueadores, lo que hoy en día vendría a ser considerado como una banda criminal.

A través de un “servicio militar” que realizaban en sus comunidades se aventuraban a zonas extranjeras donde consiguieron sobrevivir ya que eran una fuente de combatientes a quien recurrir rápidamente para defender los pueblos en caso de incursión o invasión de los enemigos, frenándolos mientras el rey proclamaba un “slogadh” compuesto por hombres libres del reino que acudirían al servicio militar, pero ante situaciones de gran peligro estos cazadores-guerreros tomaban la delantera en contraataques o asaltos. Incluso se les contrataba como mercenarios en disputas políticas o personales, eran usados como exploradores o tropas de choque y eran respetados aunque también temidos por su fiereza a la hora de plantear batalla, pareciendo que les diese igual la muerte.

En 1860 los políticos del nacionalismo irlandés dentro del establecimiento político inglés a veces usaban el término “fenianismo” para referirse a cualquier forma de movilización entre los irlandeses o aquellos que expresaban algún sentimiento nacionalista irlandés.

Revolución de 1830 en Paris. (Wikimedia)

Estos sentimientos nacionalistas habían comenzado a reaparecer a principio de la década de los cuarenta del siglo XIX bajo el clima revolucionario reinante en Europa.

En 1840 se fundó el movimiento de la Joven Irlanda que no tuvo mucho recorrido pero a la postre jugó un papel muy importante en el llamado movimiento feniano.

Sus miembros iniciaron una rebelión en el año 1848 que fue rápidamente sofocada y sus dirigentes detenidos los cuales, gracias a la movilización popular, consiguieron salvar el pellejo cuando se les conmutó sus penas por la deportación a Australia.

Dos de estos dirigentes deportados, James Stephens y John O´Mahoney, consiguieron evadirse y exiliarse en Francia desde donde comenzaron a dar forma al llamado proyecto feniano. Stephens regresó a Irlanda donde fundó en 1857 la Irish Republican Brotherhood, la Hermandad Republicana Irlandesa, de carácter secreto y con el objetivo de conseguir la independencia.

Fundadores de la Hermandad Republicana Irlandesa.

A su vez O´Mahoney se trasladaba a los EEUU donde en 1858 fundó, junto a otros exiliados irlandeses, la Hermandad Feniana abriendo otro frente contra los británicos y nutriendo de financiación a sus compatriotas en la isla.

Aunque ambas organizaciones eran de carácter secreto la delegación americana celebraba libremente convenciones por todo el país aprovechando su legalidad en los EEUU, más si cabe durante el transcurso de la Guerra de Secesión cuando la mayoría de exiliados irlandeses brindó su apoyo a la Unión formando sus propias unidades dentro del ejército como fue el caso de la Brigada Irlandesa. 

Soldados irlandeses durante la Guerra de Secesión de los EEUU

Todos esto movimientos comenzaron a preocupar al gobierno británico, el movimiento feniano cada vez ganaba más adeptos a la causa independentista mientras miles de irlandeses o descendiente de exiliados irlandeses recibían entrenamiento militar en EEUU aprovechando el conflicto civil.

Tras finalizar la Guerra de Secesión los fenianos pusieron en marcha todos los conocimientos adquiridos durante la guerra y decidieron a pasar a la acción. El objetivo era Canadá, en esos momentos parte de Reino Unido, con la que por medio de acciones militares planeaban hacerse con el control del sur del país con el que poder canjear por su patria.

Hasta en cinco ocasiones incursionaron en el país vecino y en las cinco fracasaron ya fuese por encontrarse sobre aviso las autoridades británicas, por falta de logística o como sucedió en una de las ocasiones por tomar un puesto comercial estadounidense pensando que era territorio canadiense.

Mientras esto sucedía en el continente americano en la isla la lucha seguía y la Hermandad Republicana instigó un levantamiento en 1867 que acabó en fracaso y que les llevó a un cambio de estrategia comenzando una campaña de atentados en Inglaterra.

Estos atentados tuvieron sus consecuencias ya que las autoridades británicas comenzaron una campaña de represión contra los ciudadanos irlandeses que se tradujo en cientos de detenciones y la ejecución en la horca de 3 hombres en Manchester.

Desde EEUU se continúo financiando el movimiento feniano en Irlanda como por ejemplo con la compra de dinamita para los atentados en suelo británico, pero la cosa no quedó ahí ya que no habían olvidado su propia lucha en suelo americano y para ello financiaron la construcción de un submarino con el que atacar barcos británicos. El submarino no se movió del puerto donde se encontraba.

Todos estos movimientos no consiguieron la independencia de Irlanda pero sí lograron atraer a numerosos adeptos a la causa, hartos de los excesos británicos, que tuvo unos de sus momentos más álgidos en el Levantamiento de Pascua de 1916, que acabo para variar en fracaso, y a la guerra anglo-irlandesa que llevo a la creación del Estado Libre Irlandés en 1922.

Esperamos que os haya gustado esta entrada escrita a dos manos.

Hasta la próxima.

Bibliografía

irishimbasbook.com

hmong.es

“A guide to Irish mythology”, Daragh Smith

“Irish Sagas and Folk Tales”, Eileen O´Faolaín

“Leyendas celtas”, Ramón Sainero

“Irlanda del Norte, Historia del conflicto” de Luis Antonio Sierra.

Cuando los Fenianos intentaron invadir Canadá para liberar Irlanda de los ingleses (labrujulaverde.com)Los fenianos, inspiradores rebeldes irlandeses de finales del siglo XIX (greelane.com)

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: