No es oro todo lo que reluce III

Volvemos de nuevo con la serie de entradas sobre hechos que no son lo que aparentan y en esta ocasión os traigo una historia sobre gigantes.

Corría el año 1868  cuando el empresario tabaquero George Hull decidió abandonar por unos días su residencia en New York  y visitar a su hermana en un pequeño pueblo de Iowa.

Durante su estancia observó que en la parroquia un pastor metodista estaba celebrando un servicio, ya fuese porque algo le llamó la atención o simplemente por puro aburrimiento decidió entrar a escuchar el sermón.

El pastor durante su homilía afirmó que en la Antigüedad la Tierra estuvo habitada por gigantes, engendrados por demonios con mujeres. Hull, ateo convencido, se mofo de la aseveración del clérigo y comenzó una discusión entre ambos que zanjó el sacerdote señalando que el hecho estaba reflejado en el Génesis y que como tal era verdadero.

Hull se marchó a casa de su hermana y pronto empezó a tomar forma en su cabeza un plan con el que mofarse de la historia del pastor. ¿Cómo iba a ser posible que la Tierra hubiese estado habitada por gigantes por mucho que lo afirmasen las sagradas escrituras?

A la mañana siguiente se dirigió a unas canteras cercanas y con la escusa de que iba a tallar una estatua de Lincoln adquirió un gran bloque de yeso y lo trasladó hasta Chicago en tren, a un taller de un escultor alemán. Cuando el empresario y el escultor se reunieron el primero le encargo que esculpiese una figura humana pero con proporciones mas grandes, lo que venía siendo un gigante.  

El Gigante de Cardiff. (Wikimedia)

Cuando el encargo estuvo terminado, la escultura fue introducida en una caja y traslada a la población de Cardiff  en New York, más concretamente a la granja del primo de Hull, William Newell. Allí el empresario tabaquero le conto a su primo su plan y si le ayudaba podía sacarse unos dólares extra, ante la precaria situación económica que estaba pasando acepto sin pensárselo mucho.

Siguiendo el plan establecido, enterraron la escultura en la propiedad del primo, ahora solo había que esperar un año para mostrar el hallazgo. Hasta el azar se puso de parte cuando de forma inesperada se encontró unos fósiles en una granja cercana, la cosa no podía pintar mejor.

Llegamos al 16 de Octubre de 1869.

 Newell  con el pretexto de construir un pozo en su granja contrata a dos hombres. Al rato de empezar los trabajos uno de ellos se topa con algo duro, continúan excavando hasta que se dan de bruces con el hallazgo. Una gran forma humana de piedra.

Inmediatamente la noticia corrió como la pólvora ¡¡un gigante de piedra había aparecido en la granja de William Newell!!

Exhumación del Gigante. (Wikimedia)

Hasta los periódicos se hicieron eco de la noticia lo que hizo que cientos de personas se acercasen hasta la explotación.

Casi de inmediato el granjero  vio el negocio y comenzó a cobrar entrada a todo aquel que quisiese admirar al Goliat de Cardiff como se le empezó a conocer y ofrecer otros servicios como los de restauración y estacionamiento de carruajes. En poco tiempo se hizo con una pequeña fortuna.

Pero no fue el único en darse cuenta de lo lucrativo del negocio, un grupo de empresarios  encabezados por David Hannum  ofreció a Newell 30000 dólares por el 75%  del negocio. El granjero no se lo pensó mucho y acepto la oferta. 

P.T. Barnum. (Wikimedia)

Los nuevos propietarios sacaron al gigante de su emplazamiento y comenzaron un tour por diferentes ciudades donde exhibieron al Goliat de Cardiff, en poco tiempo habían amortizado su inversión. 

Otro empresario puso sus ojos en el gigante, P.T. Barnum, que ofreció al grupo de empresarios 50000 dólares por la estatua que fueron rechazados en el acto. Pero Barnum no se conformo con la negativa y ni corto ni perezoso encargo una réplica del gigante de la cual aseguraba que era la original.  Estas afirmaciones se tradujeron en un pleito para dirimir cual de los dos era el gigante original.

¿Pero es que nadie se había percatado que ambos gigantes podían ser una estafa?

Pues no.

Los entendidos se debatían entre dos posibilidades, la primera que se trataba del cuerpo de un gigante fosilizado y la segunda que se trataba de una estatua antigua.

Feria donde se exponía el Gigante.

La primera posibilidad se descarto cuando el anatomista Oliver Colmes taladró la cabeza del supuesto gigante y solo encontró yeso, ni rastro de cerebro o hueso fosilizado.

Ya no era un gigante de los tiempos de la creación pero si una estatua antigua, hasta se llego a afirmar que la escultura fue obra de un jesuita francés para asustar a los indígenas.

Pero no todos estaban conformes con la explicación, entre ellos la prensa que continuo investigando y tirando del hilo llegaron hasta el taller del escultor alemán y desde allí a George Hull que acabo confesando que todo era una broma que se le había ido de las manos.

Esta confesión le vino de perlas a Barnum en su pleito con el grupo de empresarios ya que el juez desestimo la demanda alegando que no se podía denunciar a alguien por falsificar una falsificación.

El Gigante de Cardiff expuesto en el Museo del Granjero. (Wikimedia)

El gigante encontrado en Cardiff siguió mostrándose en ferias por todo el país hasta que a mediados del siglo XX fue adquirido por el Museo de los Granjeros de Coperstown en New York donde aun recibe miles de visitas esta singular falsificación.

Espero que os haya gustado esta historia de gigantes que no existieron ni de estatuas que no eran todo lo antiguas que se afirmaban.

Hasta la próxima.

Bibliografía

El gigante de Cardiff, la falsificación que burló a la comunidad científica (lavanguardia.com)

El gigante de Cardiff | El Correo

Cardiff Giant – Wikipedia, la enciclopedia libre

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: