Los levantamientos jacobitas (II)

En la anterior entrada habíamos dejado a María II Estuardo en el trono de Inglaterra, Escocia e Irlanda junto a su marido Guillermo de Orange, a Jacobo II exiliado en Francia en la corte de Luis XIV, Inglaterra e Irlanda más o menos apaciguadas y a Escocia lamiéndose la heridas después de la masacre de Glencoe.

Los años siguientes a la masacre no mejoraron para los escoceses ya que tuvieron que sufrir malas cosechas y  hambrunas lo que fomento la emigración.

En esta época como medida económica y de lavado de cara de su gestión Guillermo de Orange autorizo la creación de la Compañía de Escocia, una compañía comercial para la explotación de materias primas en diversas partes del mundo al modo del resto de potencias europeas, pero las dos expediciones que mandaron para intentar fundar su colonia en posesiones de la corona española en Panamá fracasaron.

Bandera de la Compañía comercial de Escocia

En este tiempo Guillermo había quedado viudo y no había logrado tener descendencia con su esposa así que decidió negociar con el anterior monarca. Ofreció el trono al hijo de Jacobo II con la condición de que accedería a él una vez hubiese Guillermo y solo si se convertía al protestantismo.  

Jacobo se negó en redondo, así que la corona pasaría a manos de la otra hija, Ana.

De nuevo se le volvió a ofrecer el mismo trato a Jacobo cuando el último hijo varón de la princesa Ana falleció en 1700 y de nuevo volvió a rechazar las condiciones.

Harto de la cabezonería de Jacobo II, que no cedía en sus aspiraciones al trono, el Parlamento inglés decidió cortar de raíz el asunto y proclamo el Acta de Establecimiento en 1701 por el cual solo podían acceder al trono el que profesara el anglicanismo.

Esto era un duro golpe a las aspiraciones de Jacobo II de recuperar el trono. Pero si ni Guillermo ni su sucesora Ana tenían descendencia ¿Quién recibiría la corona?  La elegida fue Sofía de Hannover, la pariente más cercana y lo más importante, protestante.

Sofía del Palatinado, por Gerard van Honthorst.

Aun había una pequeña esperanza para los jacobitas ya que el Parlamento escocés no había ratificado el Acta de Establecimiento como protesta por no haber sido consultado.

El tiempo pasa para todos y de esto no se libran ni nuestros protagonistas, así en 1701 falleció el depuesto rey Jacobo II y en 1702 lo hizo su rival, sucesor y yerno Guillermo de Orange dando pasó a  Jacobo III por el lado jacobita y a Ana Estuardo.

La Reina Ana obra de Michael Dhal (1705)

Mientras Jacobo III permanecía en Francia la reina Ana declaro la guerra a Francia dentro del conflicto por la sucesión de la corona española y de nuevo lo hizo sin consultar al Parlamento escocés, solo conto con el inglés.

Este acto colmo la paciencia de los escoceses y decidieron proclamar su propia acta. En 1703 el Parlamento de Escocia aprobó el Acta de Seguridad en la que entre otras medidas de protección de reino destacaba la aceptación de un monarca protestante pero que no necesariamente debía ser de la casa Hannover.

Como vemos las relaciones entre escoceses e ingleses pendían de un hilo cuando en ese momento Inglaterra subió la apuesta.

En 1705 Inglaterra promulgo el Acta de Extranjería por la cual los escoceses serian considerados extranjeros, se le subiría los aranceles y se dejarían de importar sus productos a no ser que reconocieran como herederos al trono a los miembros de los Hannover y negociaran la unión de los dos reinos.

En este momento fue cuando los escoceses vieron que la cosa estaba perdida cuando los ingleses golpearon en su punto más débil: la economía. Si ya de por si era nefasta con la aprobación del Acta de Extranjería sería el fin del reino escocés.

No les quedo más remedio que avenirse a las peticiones inglesas y en 1707 ambos reinos pasaron a formar el Reino de Gran Bretaña con la firma del Acta de Unión.

Luis XIV de Francia por Rigaud (1701)

Hasta el momento los jacobitas se habían mantenido en un segundo plano pero la firma de Acta de Unión les dio nuevas alas como garantes de la independencia de sus reinos bajo un mismo monarca, Jacobo III.

Luis XIV de Francia percibió la oportunidad de sacar provecho del descontento de los escoceses consiguiendo de esta forma abrir otro frente con Inglaterra.

El plan consistía en mandar una expedición con 5.000 hombres y armas suficientes para pertrechar otros 13.000 y desembarcar  en el estuario del rio Forth, cerca de Edimburgo, y provocar el alzamiento de los escoceses.

Sobre el papel era un buen plan, asequible, si se lograba completar todos los pasos.

Jacobo Francisco Eduardo Estuardo por Alexis Simon Belle.

La expedición militar partió desde Dunquerque el 6 de marzo de 1708 con el pretendiente Jacobo Francisco Estuardo abordo. Pronto comenzaron a torcerse las cosas cuando sufrieron las tormentas del Mar del Norte que les hizo desembarcar alejados de su objetivo.

Cuando consiguieron alcanzarlo su sorpresa fue que muy pocos escoceses habían acudido a recibir y apoyar al Estuardo. Visto el éxito de la convocatoria los mandos franceses decidieron volver a embarcar y volver a Francia con el consiguiente enfado de Jacobo Francisco que quería aguardar a la llegada de sus compatriotas.

¿Qué es lo que había sucedido? ¿Dónde estaban todos esos apoyos a la causa?

Los apoyos principales en Escocia se encontraban mayoritariamente en las Tierras Altas, Highlands, y los franceses habían desembarcado en las Tierras Bajas, Lowlands, donde los apoyos eran menores. Eran menores porque en esa zona se concentraba un gran número de comerciantes, magnates y terratenientes que veían el Acta de Unión la forma de mejorar económicamente.

Estuario del rio Forth

Tras fracasar la expedición Jacobo Francisco decidió ocupar su tiempo sirviendo a la Corona francesa en la Guerra de Sucesión Española a la espera de tiempos mejores para recuperar el trono que por derecho le correspondía.

Continuará…

Bibliografía

Sanchez, Pablo García. «https://www.gehm.es/.» 2015. 8 de Marzo de 2021 <https://www.gehm.es/biblio/El_Jacobismo.pdf&gt;.

VVAA. «La Rebelión Jacobita.» Desperta Ferro Historia Moderna Nº 29 (2017).

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: