Los levantamientos jacobitas (I)

Quién más o quién menos ha visto o ha oído hablar de la serie Outlander o ha leído los libros en los que se basa dicha serie.

Para aquellos que no tengan ni idea de lo que hablo os hago un pequeño resumen: Chica inglesa, que  después de terminar la II Guerra Mundial, viaja a Escocia junto a su marido que es profesor de Historia en busca de los antepasados de este. Un día mientras paseaba se encuentra un círculo de piedras que resultan ser mágicas y la hacen viajar en el tiempo, concretamente a 1744, justo a la época en la que se está fraguando el último de los levantamientos jacobitas.

No temáis que no os voy a hacer spoiler.

Os voy a contar a que se debieron, como fueron estos levantamientos y quienes fueron sus principales protagonistas.

Para empezar vamos a situarnos en Inglaterra durante el reinado de Enrique VIII. En el año 1534 rompe con el catolicismo y funda un nuevo culto: el anglicanismo en el que el monarca es cabeza de la iglesia.

Enrique VIII de Inglaterra

Tras su muerte continuo como religión oficial el anglicanismo hasta la llegada al trono María I Tudor, hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón, ferviente católica. Tan católica que no dudo en perseguir y ejecutar a todo el que desprendiese aroma a protestante, algo que no les hizo mucha gracia a los ingleses.

A su muerte la sucedió su hermanastra Isabel I que volvió a instaurar el anglicanismo consiguiendo que fuese algo identitario: inglés era equivalente a anglicano y esto lo supo utilizar en sus guerras contra la siempre católica España.

Cuando falleció Isabel en 1603 no dejo descendencia alguna así que la corona paso a manos del pariente más cercano, Jacobo VI de Escocia y ahora Jacobo I de Inglaterra de la casa Estuardo; que a pesar de que en Escocia el culto oficial era el presbiterianismo mantuvo a Inglaterra dentro del anglicanismo. Aunque fue implacable contra los católicos sobre todo después de intentar hacer volar el parlamento.

Sin cambiar de religión, no en cambio de tipos de gobierno, llegamos al año 1685 en el que Jacobo II sucede en el trono a su hermano Carlos II.

Jacobo II de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

En este instante empiezan los líos y nace el jacobismo.

Jacobo II era un católico converso y como tal dicto normas para que se permitiese la práctica no solo del catolicismo sino también la de otros cultos prohibidos en el país hasta el momento. Sustituyo a los jueces que se habían negado a aplicar las nuevas normas y coloco a católicos en algunos de los puestos claves del ejército.

Como os podréis imaginar esto no sentó nada bien ni al parlamento ni a los súbditos orgullosos de su anglicanismo.

Para terminar de calentar más los ánimos al rey Jacobo se le ocurrió tener descendencia con su segunda esposa la muy católica María de Módena, un varón llamado Jacobo Francisco Eduardo Estuardo.

Ante la perspectiva de que se instaurase una dinastía católica en el trono de la protestante Inglaterra la oposición política pasó a la acción.

Guillermo de Orange

Se pusieron en contacto con el sobrino y a la vez yerno de Jacobo II al estar casado con la hija de este, el Estatúder de la Provincias Unidas Guillermo de Orange y le ofrecieron ocupar el trono de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

Guillermo acepto el cargo y con un ejército de 14.000 hombres desembarco en Inglaterra. Jacobo II trato de hacerle frente pero las rebeliones y las deserciones dentro de sus propios mandos le obligaron a huir del país rumbo a Francia bajo la protección de Luis XIV.

La huida del rey fue tomada por el parlamento como si el monarca hubiese abdicado al dejar el trono vacante y por ello nombraron a su hija María reina de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

La expulsión del rey Jacobo y la subida al trono de su hija María II se conoce en Inglaterra como la Revolución Gloriosa.

Aunque el parlamento afirmase que Jacobo II había abdicado el Estuardo no era de la misma opinión y en marzo de 1689 desembarco con el apoyo de tropas francesas en Irlanda.

Cuadro de la batalla del Boyne de Jan Wyck 1693

Irlanda, de mayoría católica, pronto mostro su adhesión con el monarca con la esperanza de que en caso de victoria lograr más autonomía para la isla.

Según avanzaba de sur a norte más adeptos se le unían, eso si no con mucha preparación militar, mientras los tropas de Guillermo de Orange habían desembarcado en el Ulster y avanzaban hacia el sur.

Ambos ejércitos se enfrentaron en las inmediaciones del rio Boyne el 1 de julio de 1690 con victoria de los protestantes. Aunque no fue una batalla determinante el desanimo cundió entre los católicos y Jacobo II volvió a Francia.

Huida de Jacobo II a Francia en 1690. Cuadro de Andrew Carrick.

En octubre de 1691 se acabaron las hostilidades con la firma del Tratado de Limerick dando la opción a todo militar que quisiese a acompañar a su rey en el exilio. A este hecho se le conoce como la Fuga de los Gansos Salvajes.

 Entre 10.000 y 14.000 soldados se acogieron a esta medida pasando a formar parte muchos de la Brigada Irlandesa dentro del ejército francés y otros tantos a engrosar las filas de varios ejércitos del continente.

Nos queda el tercero de los reinos, Escocia, de donde provenía la dinastía Estuardo y donde recibió el rey Jacobo los mayores apoyos.

El Vizconde de Dundee, John Graham, consiguió reunir un ejército de unos 2.600 highlanders y se enfrento a los casacas rojas en la Batalla de Killiecrankie en julio de 1689 derrotándolos.

John Graham Vizconde de Dundee

 Pero la victoria salió cara ya que a las numerosas bajas jacobitas había que añadir la del Vizconde que murió durante el combate. La perdida de John Graham fue un duro golpe para el movimiento jacobita.

El 1 de mayo de 1690 toda esperanza de éxito se esfumó con la derrota del ejército jacobita en la Batalla de Cromdale. 

Aun habiendo conseguido la victoria en el campo de batalla Guillermo de Orange ofreció la amnistía total a todos los que habían combatido por Jacobo II a cambio de que le jurasen lealtad antes de que finalizase el año 1691.

Los jefes de los clanes pidieron permiso al rey Jacobo a lo que este no puso ninguna objeción.

Casi todos los calanes juraron lealtad a Guillermo dentro del plazo a excepción del líder de los MacDonald de Glencoe que en el momento de hacerlo el alguacil del castillo no estaba y tuvo que realizar el juramento días después.

Supervivientes de la Masacre de Glencoe

Este retraso no le sentó bien al Secretario de Estado para Escocia que lo tomo como una afrenta. En realidad lo que sucedía es que Sir Darlymple, el secretario, había sido un leal seguidor de Jacobo y pretendía limpiar su imagen castigando al clan MacDonald.

Para ello se sirvió de otro clan, los Campbell, leal a la corona para su plan.

Los Campbell llegaron a Glencoe en un frio día de febrero de 1692, pidieron refugio ante las inclemencias meteorológicas a los MacDonald y como era costumbre estos se lo concedieron a pesar de ser clanes rivales.

Cuando todos dormían los Campbell se levantaron, cogieron sus armas y empezaron la escabechina. 38 hombres del clan MacDonald perecieron y numerosas casa ardieron bajo las antorchas de los Campbell. Los que consiguieron salvarse lo hicieron huyendo al exterior quedando a merced de las inclemencias invernales.

La Masacre de Glencoe corrió como la pólvora por toda Escocia, aparte de por la pérdida de vidas lo que más enfado a los clanes fue que se hubiese violado el derecho a refugio ofrecido, algo que era sagrado.

El caso llego al rey Guillermo que ante la gravedad pregunto a su secretario en Escocia por lo sucedido a lo que le contesto que había sido fruto de las rivalidades entre clanes enemigos. No quedo muy convencido el monarca por lo que abrió una investigación en donde se averiguaron los verdaderos hechos.

Darlymple fue destituido de su puesto y apartado de todo lo que tuviese que ver con la corona y la vida política inglesa pero no sufrió condena alguna.

Esto hizo que los escoceses, sobretodo los habitantes de las Highland recelasen de Guillermo y de todo lo que oliese a inglés.

Continuará… 

Bibliografía

Sanchez, Pablo García. «https://www.gehm.es/.» 2015. 8 de Marzo de 2021 <https://www.gehm.es/biblio/El_Jacobismo.pdf&gt;.

VVAA. «La Rebelión Jacobita.» Desperta Ferro Historia Moderna Nº 29 (2017).

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: