Alarico I, Intrabis in urbem

Alarico I fue el primer gran rey de los visigodos perteneciente a la dinastía baltinga y a continuación voy narraros su historia.

No hay una fecha exacta de su nacimiento pero se estima que fue entre el 370 y el 375 en una isla situada en la desembocadura del Danubio, Peuce, en lo que hoy es Rumania y en aquella época era Tracia.

Cuando Alarico nació su pueblo ya pertenecía a ese selecto club de los foederati de Roma privilegio alcanzado con la condición de frenar a los germanos.

Alarico comenzó su carrera militar como caudillo de un grupo de tropas federadas de Roma al servicio del emperador de oriente Teodosio I. En el año 394 Alarico ya comandaba una fuerza de unos 20.000 hombres que ayudaron a Teodosio a derrotar a Eugenio que había usurpado el trono de occidente unificando de nuevo el Imperio.

Teodosio I

Pero esta unificación no duro mucho y tras la muerte de Teodosio en el 395, el imperio fue dividido de nuevo entre sus hijos, Arcadio en oriente y Honorio en occidente.

Los godos quedaron en medio de ambos imperios y sin que se reconocieran los méritos militares de Alarico que creía merecer después de haber ayudado a Teodosio a unificar el imperio.

Arcadio emperador de Oriente.

Fue entonces y tras haber sido coronado rey cuando decidió buscar su propio reino.

Se dirigió hacia oriente aprovechando las disputas que el imperio de oriente tenia con los hunos, Alarico se interno en Grecia y arraso Corinto, Megara, Argos y Esparta.

Representación de la entrada de Alarico en Atenas

Fue entonces cuando Honorio mando a su general Estilicón, de origen vándalo, marchar al este para hacer frente a los godos, ante esta superioridad a Alarico no le quedo más remedio que replegarse.

Cuando todo hacía presagiar que este era el fin de la aventura de Alarico el emperador de oriente le ofreció la paz. Para apaciguar al visigodo Arcadio le ofreció el gobierno de la provincia de Iliria situada entre los dos imperios y cercana a la península italiana, de esta forma alejaba el problema de Constantinopla.

Alarico acepto el ofrecimiento, necesitaba reforzarse y el puesto ofrecido le brindaba una gran oportunidad a costa del erario imperial.

Relieve representando a Estilicón

En otoño del año 400 Alarico penetro por el norte en la península italiana y aprovechando la ausencia de Estilicón campo a sus anchas durante un año saqueando ciudades.

 Pero Estilicón regreso al mando de un potente ejército y derroto a Alarico el día de Pascua del 402 en Pollentia, mas tarde volvería a ser derrotado en Verona obligándole a abandonar la península con los restos de su ejército. Aunque derrotado el rey de los visigodos aun tenía mucha guerra que dar.

Honorio tenía la ambición de unir en un solo imperio los dos imperios existentes así que no dudo en aliarse con antes enemigo Alarico para hacerse con el trono de su hermano.

Busto de Honorio.

Pero cuando se estaban terminando de preparar la campaña contra oriente llego la noticia de la muerte de Arcadio, corría la primavera del 408. Ya no era necesaria la guerra, el objetivo se había logrado de forma natural.

Alarico exigió el pago de lo acordado, 1814 kilos de oro. Ante la duda de Honorio a la hora de hacer honor al acuerdo Estilicón aconsejo al emperador que pagase, este consejo le saldría muy caro.

Honorio prometió pagar al visigodo y con el aval de esta promesa Alarico abandono Italia.

El emperador comenzó a desconfiar de Estilicón, en su cabeza se formo la idea de que su general había confabulado con Alarico para hacerse con el poder y que le aconsejase pagar al visigodo no hizo más afirmar su temor.

Honorio con el apoyo de parte del Senado mando asesinar a Estilicón y a sus partidarios en Roma. Esto enfureció a las tropas del general vándalo  que se pasaron en masa al bando de Alarico.

Para septiembre del 408 Alarico se encontraba junto a su ejército frente a las murallas de la ciudad eterna. Estableció un férreo asedio a la ciudad que solo levanto tras el pago de un enorme rescate en oro, plata, seda, cuero y pimienta.

Tras recibir el pago marcho con sus huestes hacia Ravena donde se encontraba el emperador tras haber huido de Roma. Alarico solo quería una porción de tierra donde él y su pueblo poder asentarse y ya había elegido la zona, lo que hoy seria Austria, con el objetivo de negociar se presento en Ravena.

A Honorio no se le ocurrió otra cosa que dilatar las negociaciones para ganar tiempo pero Alarico se dio cuento y volvió a Roma.

Sitio de nuevo la ciudad pero esta vez no exigió ningún pago quería que el Senado destituyese a Honorio y colocase en su lugar un emperador de su elección.

No tardo en destituir a su emperador, quería que su posición fuese ratificada por Honorio y por ello volvió a negociar con el pero Honorio menosprecio al visigodo otra vez. Alarico enfurecido regreso a Roma para sitiarla de nuevo.

Representación del saqueo de Roma

El 24 de agosto del 410 Alarico entro en Roma por la Porta Salaria con sus tropas. Alarico dejo a sus tropas vía libre para el saqueo con la excepción de los templos cristianos y los monumentos emblemáticos. Quién sabe si en un futuro podría llegar a regir los designios de Roma.

Alarico acababa de cumplir uno de sus sueños recurrentes que le decían: Intrabis in urbem, entraras en la ciudad.

Después de seis días de saqueo que incluía como parte del botín a la hermana de Honorio, Gala Placidia, marcho hacia el sur con sus tropas. Había encontrado otro objetivo, la rica zona agrícola del norte de África.

Todo estaba preparado para partir desde el puerto de Bríndisi pero un terrible temporal se llevo al fondo del mar toda la flota fondeada para el traslado.

Frustrado por el revés se traslado a la ciudad de Cosenza donde contrajo la malaria.

En el año 410 después de varios días de fiebres y sudores fallecía Alarico I el primer rey de los visigodos.

Grabado del entierro de Alarico.

Cuenta la leyenda que para su enterramiento sus hombres desviaron el curso del rio Busento y en su lecho enterraron a Alarico con su gran tesoro para después devolver el rio a su curso y matar a los esclavos que participaron en la preparación del sepelio.

A día de hoy no se ha encontrado la tumba de Alarico ni su supuesto gran tesoro.

Le sucedió en el trono su cuñado Ataúlfo que tuvo que hacerse cargo de una situación nada cómoda para su pueblo pero eso ya es otro episodio de la Historia.

Bibliografía

Cebrián, Juan Antonio. La aventura de los godos. Barcelona: Circulo de Lectores, 2002.

https://es.wikipedia.org/. 18 de Septiembre de 2020. 22 de Octubre de 2020 <https://es.wikipedia.org/wiki/Alarico_I&gt;.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

2 comentarios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: