Vikingos en Irlanda I

Durante casi 200 años los habitantes de la isla esmeralda sufrieron la presencia de las huestes vikingas, noruegos en su mayoría, en su territorio. La mayor parte de estos noruegos procedían de las islas Orcadas y Hébridas colonizadas poco tiempo atrás.  A pesar de todo este tiempo los irlandeses se resistieron a los vikingos e imposibilitaron la conquista de la isla.

A priori  la colonización de la Irlanda se presentaba más asequible que la de sus vecinos sajones. La isla en el siglo IX estaba formada por unos 150 reinos locales y unos 12 reinos supremos y todos ellos subordinados a un gran rey tan volátil como fuesen las ganas de otro rey en ocupar el puesto. Como podemos apreciar la isla debía de ser un caos pero dentro de ese caos había un orden. Los hombres libres estaban obligados al pago de tributos y a prestar servicio militar, así que un rey local podría juntar unas decenas de hombres, un rey supremo  varias centenas y el gran rey varios miles.

Mapa de Irlanda de finales del siglo VIII y principios del siglo IX.


La primera incursión vikinga de la que se tiene constancia fue en el 795 cuando una banda saqueo un monasterio en la costa oriental irlandesa. A mediados de la década del 830 se fueron incrementando los ataques con flotas más grandes que se aventuraban a remontar los ríos con el objetivo de saquear las ricas tierras del interior de Irlanda.

En ese tiempo comenzaron a establecer campamentos, longphorts,  desde donde lanzar sus incursiones e invernar, ahorrándose  de esta manera los viajes de vuelta a sus bases y haciendo sus ataques más continuados.

Con los centros de operaciones en la isla consiguieron remontar algunos ríos, incluso de la durísima costa este irlandesa, hasta lugares inesperados saqueando todos los monasterios que se encontraban durante su recorrido.

Al establecerse mandaban un mensaje claro a los irlandeses: « Hemos venido para quedarnos´´ pero al hacerlo perdían el factor sorpresa de la movilidad, ahora sus enemigos sabían dónde encontrarlos. Pero en esos momentos no les preocupaba una reacción de los irlandeses, tan enfrascados en sus peleas internas que en mucha ocasiones, contrataban como mercenarios a los vikingos para pelear en sus guerras.

En el año 839 llego una gran flota comanda por el jefe vikingo Turgeis y se dedicaron a saquear la zona hasta que al año siguiente consiguieron el premio gordo. Saquearon hasta tres veces el monasterio de San Patricio en Armagh haciéndose con decenas de tesoros reales que allí estaban depositados creyendo que el patrón de la isla los custodiaría. Saqueo el pueblo cercano al monasterio y atrapo a su población para ser vendida como esclavos.

Vikingos saqueando un monasterio

Se piensa que Turgeis fue el fundador del longphort de Dubh Linn (Dublín) en el 841 que sería de gran importancia en la historia de la isla. Tras unos años en los que no se supo mucho de sus andanzas, en el 844 remonta desde el suroeste de la isla el rio Shannon llegando hasta Lough Ree, un lago donde construye un longhphort desde donde saquea el interior de Irlanda.

Pero no le duraron mucho mas sus aventuras por el territorio, al año siguiente fue derrotado en batalla por el rey  Máel Sechnaill que lo ajusticio ahogándolo en un lago.

Aquí entra en juego la leyenda irlandesa. Se cuenta que en realidad Turgeis no cayó derrotado en combate si no que fue a causa de una mujer, la hija del rey Máel Sechnaill. Este enterado del enamoramiento del noruego accedió a entregarle a su hija junto a otras quince doncellas en una pequeña isla situada en un lago. El vikingo acudió confiado a la cita acompañado de quince de sus mejores hombres, todos felices.

Lo que se encontraron fue de todo menos cariño, ya que la hija del rey si acudió las que no lo hicieron fueron las doncellas que fueron sustituidas por quince jóvenes perfectamente camuflados como damas y armados de puñales. Todos fueron pasados a cuchillo entre dulces arrumacos.

Desde la muerte de Turgeis la cosa empeoro como muestran las cuatro derrotas en sendas batallas en el año 848. Al año siguiente Máel Sechnaill ataco y saqueo Dublín. Para colmo de males para los noruegos una gran flota de daneses llego a la isla y los expulso de Dublín en el 851. Los noruegos intentaron hacer frente a los daneses al año siguiente pero salieron nuevamente derrotados.


Desanimados tras tantos varapalos por parte de los irlandeses y daneses, muchos decidieron cambiar de aires y buscar piezas más sencillas de cobrar en Francia.

Bibliografía

Halpin, Andrew. «https://www.despertaferro-ediciones.com/.» 9 de Abril de 2020. 2 de Mayo de 2020 <https://www.despertaferro-ediciones.com/2020/los-vikingos-en-irlanda/&gt;.

Haywood, Jhon. «Los hombres del Norte: La saga vikinga (793-1241).» Haywood, Jhon. Los hombres del Norte: La saga vikinga (793-1241). Editorial Ariel, 2016. 520.

Velasco, Manuel. Breve historia de los vikingos. Madrid: Ediciones Nowtilus, 2012.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: