No es oro todo lo que reluce

El titulo de esta entrada es un refrán de extensísimo refranero español que viene a decir que no todo es lo que parece y creo que viene muy bien para escenificar los ejemplos que doy.

En el año 1915, durante la I Guerra Mundial, tuvo lugar la batalla de Galípoli o de los Dardanelos. Esta batalla que tuvo una duración de diez meses enfrento por un lado a las tropas francesas, británicas, australianas y neozelandesas contra las del imperio otomano.

Durante esta larga y sangrienta batalla, las cifras totales de bajas sobrepasan el medio millón, se dieron momentos de una alta concentración de fuego por ambos bandos. Después de uno de estos enfrentamientos se dio una extraña casualidad, se encontró una bala atravesada por otra.

Proyectiles incrustado encontrado durante la batalla de Galípoli

Casi de inmediato aparecieron informaciones de cómo estas dos balas se habían encontrado y que gracias a una intervención divina había conseguido desviarse de sus objetivos, pero ya siento deciros que no fue así.

La Física nos dice que este hecho no se puede dar en dos proyectiles con trayectorias distintas y que giran sobre sí mismo, ya que en caso de chocar ambas tomarían trayectoria nuevas.

Para que se dé la imagen de la foto una de las dos balas debería estar fija en un lugar como puede ser el cargador de un arma, una cartuchera o en una caja de munición.

¿Y porque en estos sitios y no en otros?

Si os fijáis bien en la foto se puede apreciar como una de ellas no tiene estrías, que son las marcas que deja el arma en la bala al ser disparada. En el caso de haberse encontrado viajando hacia su objetivo las dos tendrían las marcas por este no es el caso.

Durante otros conflictos también ocurrieron hechos similares en los que proyectiles eran frenados o desviados por biblias, crucifijos o por algún tipo de amuleto a los que inmediatamente se les otorgaban poderes divinos por el increíble hecho.

Bala incrustada en una Biblia durante la I Guerra Mundial.

Pero siento volver a desilusionaros pero estos pasajes son achacables a la suerte y a la Física de nuevo que a fuerzas divinas. A la suerte porque la bala se ha dirigido a ese punto en concreto donde el objetivo tenia uno de los objetos antes mencionados y a la Física por los metales de los que estaban hechos crucifijos y amuletos tenían más dureza que con los que estaban fabricados los proyectiles; en el caso de las biblias se debía a la gran cantidad de páginas que contiene lo que la convierte en un objeto con una alta densidad capaz de frenar una bala.

Como dato curioso os traigo el dato de lo que solían hacer los soldados cuando tenían que defenderse en una ciudad y los sacos terreros escaseaban. Acudían a bibliotecas o lugares de culto y se hacían con los libros más voluminosos para colocarlos en ventanas y puertas a modo de parapetos. Resultaron ser muy efectivos contra las ráfagas de ametralladora y sobre todo contra los disparos de los fusiles de los soldados.

Libros con proyectiles incrustados.

Como hemos podido apreciar no todo lo que se cuenta es totalmente verdadero y en mucha ocasiones se intenta maquillar la realidad para darle un punto de vista más épico. Las imágenes son reales pero las leyendas surgidas a su alrededor no lo son y solo gracias al trabajo de los investigadores que ha podido averiguar qué es lo que leyenda y que es la realidad.

Bibliografía

Clavaín, Javier Tacón. https://www.ucm.es/. 10 de Enero de 2010. 15 de Mayo de 2020 <https://webs.ucm.es/BUCM/blogs//Foliocomplutense/1119.php&gt;.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: