Las tres muertes

El ser humano, desde tiempos ancestrales, ha creído muchas veces que su nacimiento, existencia y muerte en esta vida estaba decidida de antemano y solo era necesario saber identificar una serie de factores para adivinar el destino de una persona. Los encargados de interpretar estos factores o señales eran una serie de personas hábiles en sus campos como eran los adivino, magos o astrólogos a los que las personas consultaban para conocer el destino de un recién nacido, de un reino o un negocio.

En esta ocasión os traigo una leyenda que nos trasladara a la antigua Persia, en la que veremos como era de importante estos tipos de augurios.

Había una vez un rey en las lejanas tierras de Persia, un poderoso rey que poseía numerosas riquezas, territorios y el respeto de su pueblo. Pero había algo que no poseía, un heredero.

Hasta que cierto día recibió la noticia que la reina estaba en cinta y su gozo fue mayor cuando esta dio a luz un varón, la alegría fue inmensa, ya tenía su ansiado heredero. Pero también hizo presencia la preocupación, la preocupación por su destino; por saber si sería un digno sucesor, si tendría un largo reinado…

Para disipar todas estas dudas hizo llamar a tres astrólogos, los que más prestigio tenían en el reino y aceptaron el encargo del rey.

Tras largas horas de estudios y deliberaciones los tres magos expusieron sus conclusiones. Los tres estaban de acuerdo en una cosa, el joven príncipe no tendría una vida longeva y moriría a la edad de 14 años. En lo que no estuvieron conformes es en cómo se produciría esta muerte ya que uno de ellos vaticino que lo haría envenenado, otro que perecería despeñado y el último que abandonaría este mundo ahogado.

El rey ante esta disparidad de vaticinios decidió no hacer mucho caso de las predicciones  pero por si las moscas mantuvo vigilado al heredero dentro de los limites de los jardines de palacio.

Un día, ya con los 14 años cumplidos, el príncipe paseaba aburrido por el jardín de palacio cuando miraba el ramaje de uno de los arboles observo que en una de sus ramas se encontraba un nido de gorrión. Intrigado subió por el tronco del árbol para hacerse con él.

Al llegar a la altura de la rama donde se encontraba el nido extendió su brazo para acogerlo, cuando su mano estaba a punto de alcanzarlo una serpiente, que estaba al acecho de los huevos, viendo que su botín estaba en peligro ataco la mano del príncipe inoculándole su veneno.

Al sentir la mordedura de la serpiente, instintivamente el heredero se soltó cayendo de lo alto del árbol yendo a caer en una gran tinaja llena de agua donde murió ahogado.

Cuando al rey le comunicaron que su heredero había muerto y como había sucedido todo quedo impactado e inmediatamente le vino a la cabeza las predicciones de los tres astrólogos y como se habían cumplido estas: envenenado por una serpiente, despeñado de un árbol y ahogado en una tinaja.  

Espero que hayáis disfrutado de esta leyenda persa y mucho cuidado con querer saber que nos depara el futuro.

Hasta la próxima.

Bibliografía

Almagro-Gorbea, M. (2012). El rito de la ’triple muerte’ en la Hispania Céltica. De Lucano al «Libro de Buen Amor". ’Ilu. Revista de Ciencias de las Religiones17, 7-39. https://doi.org/10.5209/rev_ILUR.2012.v17.39671

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

1 Comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: