Balthasar Gérard, al servicio de su majestad

Durante el transcurso del siglo XVI en Europa se desataron las llamadas guerras de religión entre los reinos  que profesaban la fe católica y las nuevas corrientes surgidas como el luteranismo, calvinismo o anglicanismo.

El Imperio español por tamaño y como uno de los máximos garantes del catolicismo no iba a quedar excluido. En un principio los conflictos surgieron en Centroeuropa con la aparición del luteranismo pero pronto estos se trasladaron en lo que durante decenas de años seria el foco de la mayoría de los conflictos, Flandes.

El ambiente en la región era conflictivo desde la llegada de los españoles al gobierno copando los mejores puestos y la cosa fue a peor con el estallido de los conflictos religiosos.

Los protestantes eran perseguidos por las autoridades lo que llevo a parte de la nobleza flamenca a pedir a Margarita de Parma, regente del territorio, a que terminase esta persecución. Los calvinistas reaccionaron a las persecuciones y que destruyeron imágenes y centros de culto católico desatándose el caos en la región.

Margarita de Parma, regente de los Países Bajos. (Wikipedia)

La regente accedió a conceder libertad de culto con la condición de poner fin a las rebeliones confiando para ello en Guillermo de Orange, estatúder de las provincias de Holanda, Zelanda, Utrecht y Borgoña.

Guillermo de Orange había sido criado desde su nacimiento en el luteranismo pero durante su infancia heredo de su primo los títulos de Príncipe de Orange y Conde de Nassau pero Carlos V, receloso de que un protestante acumulase tanto poder, puso como condición que el joven quedase baje su tutela y como no su conversión al catolicismo.

Retrato de un joven Guillermo de Orange (Wikipedia)

El joven Guillermo fue creciendo en la corte española en Bruselas bajo la tutela de la hermana de Carlos V la regente por esa época de los territorios de los Habsburgo María de Austria donde adquirió una buena educación, tanto académica como militar.

De esta forma se gano la confianza de Carlos V y Felipe II después que le colocaron en puestos importantes de la administración flamenca.

Visto que la situación no mejoraba y que los protestantes comenzaban a abandonar el territorio, Felipe II decidió tomar cartas en el asunto y en 1566 envió a Flandes al duque de Alba para finiquitar el asunto.

El duque, para dirimir responsabilidades, creo el Tribunal de los Tumultos y cito a 10000 personas a declarar, entre ellas Guillermo de Orange.

Fernando Álvarez de Toledo, Duque de Alba. (Wikipedia)

El estatúder no hizo acto de presencia así que fue declarado proscrito.

¿Por qué actuaba de esta forma el gobernante flamenco?

Muy sencillo, a pesar de su cargo al servicio de la corona española había estado ayudando económicamente a los rebeldes protestantes. Y menos mal que no se presento porque se libro de correr la misma suerte que los condes de Egmont y Horn que fueron decapitados.

De esta forma se convirtió en el líder de la resistencia protestante.

Financio a los llamados Mendigos del Mar, protestantes exilados que actuaba como corsarios que desde sus bases en Inglaterra atacaban y saqueaban las ciudades costeras sin importarles mucho el bando, y recluto un ejército de mercenarios alemanes.

Los Mendigos del mar. (Wikipedia)

A pesar de su empeño por tierra el Duque de Alba tenía la situación controlada y acababa desbaratando los planes de Guillermo de Orange no así por mar siendo esta una de las fuentes de financiación de los protestantes.

Aún con esta situación entre católicos y protestante en Flandes y de contar con el apoyo de Inglaterra, de los protestantes franceses y alemanes no conseguía que las provincias flamencas se alzasen.

Hasta el año 1571 cuando una batalla ganada en aguas del Mediterráneo por la cristiandad a los herejes otomanos iba a suponer un gran cambio en las aguas del norte.

Tras la victoria en Lepanto por las naves de La Liga Santa, Isabel I de Inglaterra no quiso tentar a la suerte y para no provocar la ira de Felipe II invito a los Mendigos del Mar que se buscasen otro sitio donde fondear.

Estos empujados por la necesidad y siguiendo con sus operaciones de saqueo asaltaron y tomaron las ciudades de Brill y Flesinga izando el estandarte de Orange. Casi de inmediato los territorios de Holanda, Zelanda, GüelgIres, Utrecht y Frisia se unieron a la causa.

El número de ciudades que se unieron a la causa se fue incrementando y el Duque de Alba decidió cortar de raíz las sublevaciones. Tras derrotar al hermano de Guillermo, Luis de Nassau, marchó hacia la ciudad de Malinas que sufrió los saqueos y desmanes de las tropas imperiales al igual que Haarlem a pesar de su resistencia.

Saqueo de Malinas por los Tercios. (Wikipedia)

Pero la situación cambio cuando los Tercios Viejos fueron incapaces de asaltar la ciudad de Alkmaar en 1673, después de meses de sitio, y la derrota de la armada por parte de los Mendigos del Mar, estos reveses llevaron a un estancamiento del conflicto que duraría más de ochenta años.

 De nada serviría que Felipe II mandase a sus mejores generales y que estos cosechasen victorias, cada vez más costosas, los neerlandeses estaban decididos a resistir como se vio reflejado el Leyden donde a Guillermo de Orange no le dolieron prendas a la hora de romper los diques e inundar los terrenos con tal de los españoles levantasen el sitio.

Felipe II cansado de los métodos del de Orange lo declaro proscrito en 1780, cualquiera podía acabar con su vida, y ofreció una recompensa por su muerte.

Es aquí cuando entra en juego nuestro hombre, Balthasar Gérard.

Retrato de Balthasar Gérard. (Wikipedia)

Balthasar Gérard vino al mundo en la localidad de Vuillafans, en el Franco Condado, en 1557 en el seno de una familia católica de importancia en la villa. A la edad de 12 años marcha a estudiar derecho a la capital del condado Dale.

El Franco Condado o Borgoña en esa época era parte de los dominios de los Habsburgo y nuestro protagonista era un fiel adepto a la causa católica y a la figura de Felipe II.

En varias ocasiones Gérard había proclamado que se tendría que acabar con la vida de Guillermo de Orange por rebelarse ante su señor y  se ofrecía como mano ejecutora.

Sus deseos se hicieron realidad cuando Felipe II declaro proscrito al neerlandés y ofreció 25000 coronas por la cabeza de este en 1580.  Esta fortuna animo a otros a acabar con la vida del estatúder, como fue el caso de Juan de Jáuregui en 1582, pero no tuvieron éxito.

Gérard viajo hasta la ciudad de Tréveris donde se reunió con el gobernador de los Países Bajos, Alejandro Farnesio, que aunque no tenía mucha fe en los planes del borgoñés le permitió seguir adelante en su camino por acabar con Guillermo de Orange.

En Mayo de 1584 llego a la ciudad de Delft, donde se había retirado el estatúder, y se hizo pasar por un refugiado protestante para poder acercarse a su objetivo.

Comenzó a recabar datos sobre los movimientos del de Orange disfrazado de mendigo, su residencia, la zona donde estaba situada; hasta que un día un guardia sospecho de su presencia y le dio el alto. Gérard ante las preguntas del soldado, hábil de mente, se invento una escusa tan convincente que logro que este le diera una monedas con las que adecentar su vestuario.

Grabado en donde se representa la huida de Gérard. (Wikipedia)

Pero no utilizo este dinero en ropa nueva, en vez de eso adquirió dos pistolas a un soldado en la ciudad.

El 10 de Julio Gérard solicito audiencia con el estatúder por lo que se le cito después del almuerzo, tiempo que aprovecho para ir a recoger sus armas a la posada donde moraba.

Tras almorzar, Guillermo de Orange se dirigió a su despacho en la segunda planta para atender las citas de la tarde cuando se encontró con el capitán galés Roger Williams con el que empezó una conversación. En ese momento Gérard apareció entre las sombras y descargo las dos pistolas acabando con la vida del neerlandés.

Gérard salió corriendo por una de las puertas que daban a un pasadizo que le conducirían fuera de la casa, cerca de las murallas de la ciudad.

Su plan consistía en saltar las murallas y con ayuda de una vejiga de cerdo atravesar el foso inundado donde al otro lado le esperaba una montura para continuar su huida.

Pero la fortuna no estaba de su parte, todo lo contrario, en su huida tropezó con una montonera de basura y cayó de bruces al suelo momento en el que le dieron alcance y fue apresado.

Fue llevado de vuelta al lugar del crimen e interrogado por las autoridades como era costumbre en la época. En ningún momento se arrepintió de lo que había hecho, al contrario, se sentía orgulloso de ello.

Ejecución de Balthasar Gérard.

Durante varios días fue expuesto, atado a un mástil en la plaza de Delft, al escarnio y los golpes de los ciudadanos enfurecidos por la pérdida de su líder hasta que los magistrados dictasen sentencia.

Esta no se hizo esperar mucho: primero se quemaría la mano ejecutora con un hierro al rojo y despellejarla con unos alicates, después se le destriparía y descuartizaría manteniéndole con vida para seguidamente extraerle el corazón y lanzárselo a la cara. Finalmente seria decapitado.

La sentencia se llevo a cabo el 14 de Julio de 1584, cuatro días después del asesinato de Guillermo de Orange.

La familia Gérard como beneficiaria reclamo la recompensa de 25000 coronas a Felipe II pero este no podía hacer frente a esa suma así que les entrego tierras y un título nobiliario.

Carta con la recompensa a la familia Gérard concedida por Felipe II. (Wikipedia)

El hecho de haber conseguido terminar con la vida del hereje Guillermo de Orange inflo el orgullo de los católicos que hasta solicitaron la canonización de Balthasar Gérard pero la Iglesia no vio meritos suficientes para ello.

Espero que os haya gustado.

Bibliografía

AAVV. Flandes contra Felipe II. Madrid: Cuadernos Historia 16, 1985.

Balthasar Gérard – Wikipedia, la enciclopedia libre

Balthazar Gérard – Wikipedia, la enciclopedia libre

Balthasar Gérard – Wikipedia, la enciclopedia social

Balthasar Gerards – Wikipedia, como, me gusta,

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: