U-31 ¿el submarino fantasma?

Agosto de 1915. El mundo se encuentra inmerso en lo que en la época se definió como la Gran Guerra y que con el tiempo se conoció como la Primera Guerra Mundial.

Pero a pesar de la contienda mundial la vida lejos del frente continuaba y cada día la mayoría de las personas salían de sus casas para ganarse su sustento como era el caso de los hermanos McAllister.

Los McAllister habían salido a pescar en su pequeña chalupa sobre las aguas del Mar del Norte, las mismas que bañaban las costas del condado de Norfolk de donde habían partido con las primeras luces.

La jornada transcurría tranquila a pesar de la niebla hasta que a través de esta uno de los hermanos le pareció ver algo. De inmediato aviso a su hermano y ambos se quedaron fijamente mirando a la neblina en la que poco a poco el extraño objeto iba tomando forma según se iba acercando.

¡Era un submarino! ¡Un submarino alemán!

Lentamente se iba acercándose hacia donde se encontraban pescando, en silencio.

Al llegar a su altura los pescadores se sorprendieron del estado en que se encontraba el sumergible por fuera, se notaba que no había recibido ningún tipo de cuidado en mucho tiempo.

El submarino continuo con su ruta, dejando a un lado a los pescadores, llevado por la corriente  en absoluto silencio.

Pocas millas después los hermanos McDonald, que al igual que los anteriores se encontraban faenando, fueron abordados por el mohoso sumergible cayendo uno de los hermanos al mar. Desde el submarino hicieron oídos sordos a las quejas de los hermanos y siguió su camino tal y como había llegado, lenta y silenciosamente.

Varios días después salto la sorpresa, había encallado un submarino en la playa de la localidad de Yarmouth, muy cerca donde había sido avistado el submarino fantasma.

Era un submarino alemán y por el estado en el que se encontraba se trataba del mismo que había sido avistado en los días anteriores.

El Almirantazgo británico se hizo cargo del sumergible e inmediatamente comenzó con la investigación.

El submarino se encontraba en un estado lamentable de limpieza y cuidado pero lo que llamo la atención de los ingleses fue que a simple vista el casco no había sufrido ningún impacto achacable al combate.

¿Habría sido abandonado a su suerte por algún tipo de avería irreparable en esos momentos por su tripulación?

Era una opción pero en ese caso ¿porque permanecían las escotillas cerradas desde dentro?

Trasladaron el sumergible hasta un puerto donde poder examinar la nave exhaustivamente y lo más importante, fuera de la mirada de los curiosos o quién sabe si de algún espía de los Imperios Centrales.

Con ayuda de las herramientas consiguieron abrir la escotilla principal del U31  y pertrechado con una máscara de gas y con su arma cargada uno de los soldados se introdujo en el submarino.

La primera impresión no auguraba nada bueno, un fuerte olor a cloro y a agua estancada inundaba el ambiente.  Todo se encontraba como si en cualquier momento un marinero fuese a aparecer continuando con la rutina habitual en un submarino, pero allí no había nadie.

El militar prosiguió con su exploración hasta llegar  a la zona de descanso de la tripulación, para su sorpresa todas las hamacas y camastros se encontraban ocupados. La tripulación alemana tumbada, aparentemente disfrutando de un descanso; la realidad era otra ya que hacía meses que habían muerto.

Las autoridades británicas guardaron silencio sobre el asunto, más si cabe al haber obtenido como botín  entre los objetos del submarino los mapas con la localización exacta de los campos de minas alemanes y con los códigos de comunicación.

¿Pero qué es lo había podido suceder para que un sumergible alemán acabase varado en una playa inglesa con todos los miembros de su tripulación muertos  en su interior?

Para ello debemos trasladarnos unos meses atrás, al 13 de enero de 1915.

El U31 junto al U32 y el U22 se les había encomendado la misión de atacar a cualquier embarcación enemiga que transitase cerca de la costa de Escocia y con esa misión partieron el 13 de Enero de puerto con unas pésimas condiciones climatológicas.

Como resultado de la climatología los submarinos U22 y U32 regresaron a puerto a los pocos días en cambio el oficial al mando del U31, Siegfried Wachendorff, decidió realizar otra maniobra. 

Con pericia, y a pesar de tener una pequeña fuga de aire comprimido de uno de los tanques de lastre, descendió hasta 30 metros y aposento el submarino a la espera de que el temporal amainase.  Esta iba a ser su última inmersión.

A consecuencia del fuerte temporal el submarino había sufrido los lógicos bamboleos de la corriente, a su vez estos habían provocado que el agua salada de las sentinas penetrase en las baterías produciéndose gas cloro.

El gas actuó silenciosamente mientras la tripulación dormía, aprovechando el descanso que les brindaba estar en el lecho del mar, falleciendo los 30 hombres.

La pequeña fuga de aire comprimido de los tanques fue filtrándose al resto de compartimentos del U31 lo que acabo por provocar su subida a la superficie donde quedo a merced de las corrientes que le llevaron hasta la costa inglesa.

Los alemanes, entre tanto, al no haber recibido ningún tipo de comunicación del U31 habían supuesto que este habría colisionado con alguna mina submarina yéndose a pique. Y así lo creyeron hasta que acabada la contienda mundial comenzaron a llegar los rumores del increíble viaje del U31.

Aunque al principio no se le dio credibilidad a la historia con el paso del tiempo fue calando como un hecho verídico, algo de esperar cuando aquellos que podían refutarlo ya habían pasado a mejor vida.

Hasta que en el año 2012 una misión de estudio del fondo marítimo para la construcción de un parque eólico descubrió los resto de una nave a unos 30 metros de profundidad cerca de la costa de Norfolk. Tras varias inmersiones en el año 2015 se confirmo que era el submarino U31 perteneciente al Imperio Alemán.

El U31 se encontraba en bastantes buenas condiciones a excepción del lógico paso del tiempo, gracias a esto se pudo apreciar el motivo del hundimiento, la explosión de una mina tras colisionar su proa con ella.

Este descubrimiento echaba por tierra el rumor del submarino fantasma surcando el Mar del Norte durante meses y varado en una playa inglesa con su inerte tripulación en el interior, el U31 había sido hundido en una acción de guerra.

El rumor se basaba en otra historia sucedida en 1919.

Tras finalizar la Primera Guerra Mundial Alemania se ve obligada a deshacerse de gran cantidad de armamento, incluidos los submarinos, por el Tratado de Versalles.

Este es el caso del sumergible U118 que fue entregado a Francia y que mientras era trasladado para ser desguazado un temporal rompió el amarre y el submarino vago a la deriva hasta llegar a una playa del sur de Inglaterra.

El submarino varado rápidamente se convirtió en el objetivo de curiosos  de todos los lugares y no dejando pasar la oportunidad las autoridades locales lo convirtieron en una atracción turística donde, por un módico precio, podían tener una visita guiada al interior de sumergible.

Hasta que un día los turistas y los dos guías que se encontraban dentro del submarino comenzaron a sentirse indispuestos, con graves síntomas de asfixia, teniendo que desalojar el U118. Había sucedido lo anteriormente narrado con el U31, el agua salada había hecho reacción en las baterías del sumergible produciendo gas cloro.

Tras este hecho el U118 quedo precintado y al poco tiempo fue desguazado.

De esta forma fue como, gracias a la investigación, se pudo arrojar luz sobre el destino del U31 fuera de toda rumorología; aunque eso si no se puede negar que es una gran historia.

Bibliografía

Gutierrez., David Herrador. «U-31 Misterio resuelto.» Revista General de Marina (2018 Mayo): 625-639.

Juan, Victor San. Extraños sucesos navales. Madrid: Nowtilus, 2016.

Tres siglos.qxd (defensa.gob.es)

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

1 Comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: