Levantamientos jacobitas (VI)

Habíamos dejado al Young Pretender enarbolando el estandarte jacobita en Glenfinnan el 19 de agosto de 1745 mientras se le iban uniendo mas highlanders a su pequeño ejército.

Los movimientos jacobitas no pasaron desapercibidos para los británicos y casi al mismo tiempo el comandante en jefe de Escocia, sir John Cope, partió desde el castillo de Stirling  para frenar a los rebeldes.

Los jacobitas tomaron posiciones en el paso de Corrieyairack, cercano a Fort August, con la intención de emboscar a los casacas rojas. Estos enterados de las intenciones de los highlanders cambiaron de destino y se dirigieron a Inverness.

No dejaron pasar la oportunidad los jacobitas y aprovechando que el enemigo les había dejado el paso libre hasta Edimburgo marcharon hasta la ciudad. Edimburgo fue tomada el 16  de septiembre, a excepción del castillo donde se había resguardado la escasa guarnición junto a su octogenario general.

El príncipe Carlos arengando a las tropas. H.E. Marshall 1907

John Cope, que había partido desde Aberdeen para socorrer Edimburgo del ataque jacobita, marcho desde Dunbar para ayudar sus compañeros sitiados pero los rebeldes habían salido a su encuentro y ambos contingentes se encontraron en Prestonpans el 21 de septiembre.

Con las fuerzas por cada bando muy parejas, ambos superaban los 2000 efectivos, se enfrentaron en los maizales cubiertos por la niebla. Y fue la niebla la que jugó un papel muy importante ya que la poca visibilidad que aportaba hizo que los jacobitas formaran sus flancos muy separados. A la hora de cargar contra la infantería lo hicieron por las alas en lugar de frente evitando el fuego de la fusilería y neutralizando a los dragones británicos.

El resultado fue una terrible derrota británica de la que los jacobitas sacaron provecho al hacerse con los pertrechos de los derrotados incluyendo su artillería.

Batalla de Prestonpans

Escocia había quedado libre de británicos.

Pero ahora se presentaba un problema, Carlos quería continuar hacia el sur e invadir Inglaterra pero los higlanders no eran de la misma opinión, habían conseguido liberar Escocia ¿Qué les importaba Inglaterra?

Carlos Eduardo hizo valer su condición de rey y después de recibir material desde Francia y de aumentar el número de efectivos marcharon a Inglaterra, su objetivo la ciudad de Carlisle.

El 9 de noviembre los jacobitas llegaron a Carlisle que consiguió aguantar el asedio hasta el día 15  que se rindieron visto que no iban a llegar refuerzos. A parte de conseguir la ciudad los escoceses se hicieron con un gran número de armas y munición del polvorín.

Mientras esto sucedía los británicos al mando del general Wade  se habían asentado y reforzado Newcastle, al este de Carlisle, a la espera de un inminente ataque que no sucedió. Al enterarse de la caída de Carlisle, Wade, intento salir al encuentro de los jacobitas pero el estado de los caminos, impracticables a causa de las condiciones meteorológicas, le hizo desistir y volvió a refugiarse en Newcastle.

El ejercito de Carlos Eduardo Estuardo continuo con su avance por Inglaterra y el 29 de noviembre entraron en Manchester, una de las pocas ciudades que apoyaban la causa jacobita. Allí fue donde se enteraron que había otro jugador en la partida, el duque de Cumberland, hijo del Jorge II y que había sido requerido en su patria para terminar con la amenaza jacobita.

El duque de Cumberland, el príncipe Guillermo Augusto.

Después de conseguir despistar al duque de Cumberland haciéndole creer que marchaban hacia Gales, el 4 de diciembre llegaron a Derby.

 El apoyo encontrado  fue escaso por no decir inexistente  en la ciudad, sumado a que estaban lejos de su centros de abastecimiento y por si fuera poco tenían dos ejércitos, el Cumberland y el de Wade, pisándoles los talones; así que decidieron poner fin a la expedición, a pesar de estar a menos de 200 kilómetros de Londres, y volver a Escocia.

Comenzó la retirada el día 6 siguiendo el mismo itinerario a la inversa y partieron hacia Manchester.

 Cumberland enterado de la retirada mando un mensaje a Wade para que desde el este le cortara el paso mientras él se acercaba desde el sur pero la lentitud de su ejército hizo que el esfuerzo fuese en vano y para el 11 de diciembre los jacobitas entraban en Preston.

El duque de Cumberland no se rindió y continúo con la persecución. El 18 de diciembre alcanzo la retaguardia jacobita en Clifton donde entablo combate pero fue derrotado por el contingente de Lord Murray.

Lord George Murray jefe militar de las fuerzas jacobitas.

El 20 de diciembre los jacobitas cruzaron la frontera, libres de la persecución de Cumberland que había decidido sitiar Carlisle la cual cayó el 30 de diciembre.

Los británicos pensaron que en su retirada los jacobitas marcharían sobre Edimburgo que había vuelto a manos de la Corona. Astutamente las tropas del Estuardo marcharon a Stirling, el paso entre la Tierras Altas y las Bajas, poniendo sitio al castillo el 8 de enero.

El general Hawley, que había sustituido a Wade como comandante en jefe de Escocia, partió desde Edimburgo para socorrer a los sitiados; los jacobitas, que aun no habían conseguido la rendición del castillo, marcharon al encuentro de los británicos  encontrándose los dos ejércitos el 17 de enero en Falkirk.

La batalla se centro en ver quien se hacía con la posición elevada en una colina. Los jacobitas de Lord Murray alcanzaron en primer lugar la cima a lo que Hawley respondió enviando a los Dragones que pusieron en retirada una de las líneas rebeldes, pero los dos regimientos de caballería que seguían a los Dragones fueron acribillados por las alas jacobitas poniendo en fuga a los supervivientes.

Los jacobitas, envalentonados, cargaron de forma descontrolada contra la infantería británica que intentaba alcanzar la cima de la colina. En ese mismo instante se desato una fuerte tempestad sobre el campo de batalla.

En una de sus alas, los lealistas no consiguieron frenar la carga jacobita y con más miedo que otra cosa salieron por piernas ante la visión de los highlanders cargando como posesos. Pero en el otro flanco las tropas de Hawley consiguieron aguantar el envite de los escoceses y devolverles la carga saliendo estos también por piernas.

Ambos ejércitos se habían visto obligados a retirarse por el enemigo pero como los británicos habían decido poner fin a la batalla y retirase a Edimburgo a causa de las inclemencias meteorológicas los jacobitas se proclamaron vencedores.

Después de esta batalla ambos contingentes retiraron a sus cuarteles a pasar el invierno, los jacobitas en Inverness y los británicos en Perth, a excepción de algunas escaramuzas la cosa estuvo tranquila hasta el mes de abril.

Continuará…

Bibliografía

Sanchez, Pablo García. «https://www.gehm.es/.» 2015. 8 de Marzo de 2021 <https://www.gehm.es/biblio/El_Jacobismo.pdf&gt;.

VVAA. «La Rebelión Jacobita.» Desperta Ferro Historia Moderna Nº 29 (2017).

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

1 Comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: