Billy the Kidd, el forajido nº1

Cuando nos preguntan por el o la mejor en un ámbito en concreto automáticamente respondemos con el que creemos que es quien más destaca ya sea en deportes, ciencia, literatura, etc. Cuando esa pregunta es sobre el Far West americano la mayoría contestamos Billy the Kidd.

En esta ocasión os voy a narrar su vida no exenta, como no podía ser menos, de mucha leyenda.

William Henry McCarthy, que era como se llama en realidad nuestro personaje, nació un 23 de noviembre de 1859 en la ciudad de New York. Su familia era originaria de Irlanda desde donde se trasladaron en busca de una vida mejor tras la Gran Hambruna que azoto la isla.

Cuando William tenía 11 años la familia sufrió un duro golpe cuando falleció el padre. Comenzó entonces un largo periplo de traslados por varias ciudades junto a su madre y hermano hasta que llegaron a Wichita en Kansas.

Se instalaron en la ciudad y montaron un pequeño negocio, una lavandería, e incrementaban sus ingresos albergando huéspedes en su casa. Las cosas parecían que mejoraban económicamente y emocionalmente también ya que la matriarca conoció a Henry Antrim.

Billy junto a su hermanastro Joseph

Pero las cosas comenzaron a torcerse cuando la madre fue diagnosticada de tuberculosis y tuvieron que cambiar de residencia hacia climas más secos. Se instalaron en la ciudad de Silver City en Nuevo México donde la pareja contrajo matrimonio.

En 1874 la enfermedad se cobro la vida de la madre y el padre se marcho a Arizona dejando a sus vástagos solos en la ciudad.

Billy trato de buscarse la vida honradamente y acepto trabajos mal pagados como el de lavaplatos en uno de los hoteles de la ciudad. A pesar del esfuerzo la paga era insuficiente para que ambos hermanos pudiesen llevar una digna lo que le llevo a empezar a delinquir.

En un principio se dedicaba a pequeños hurtos, normalmente comida o algún objeto despistado, que se saldaban con unos pocos días encerrados y alguna reprimenda; pero la cosa fue subiendo de nivel.

Se asoció con otro delincuente apodado Sombrero Jack y juntos continuaron dedicándose a los pequeños robos como el que volvió a llevar a Bill entre rejas cuando le pillaron el botín sustraído, dos revólveres, escondido en la habitación de la pensión donde vivía.

Pero Bill era un chico con recursos y consiguió escaparse de la prisión.

Recreación de una prisión de la época
.

Se marchó a Arizona en busca de su padrastro que lo acogió a su lado, pero como solía pasar en la vida de este muchacho el rencuentro no duró mucho ya que al enterarse de las fechorías que había realizado en Silver City el padrastro lo expulso de lado.

Bill decidió quedarse por aquellas tierras pero a pesar de intentar una vida más o menos honrada volvió a caer en el mundo de la delincuencia esta vez robando ganado.

En  Arizona fue el lugar donde acabo con su primera vida, la víctima fue un herrero de un fuerte militar de la zona que se dedicaba a humillar y a golpear a los más débiles pero que encontró en Billy la horma de su zapato.

A pesar de haber acabado con la vida del herrero en defensa propia nuestro joven pistolero decidió salir a uña de caballo del pueblo y desaparecer.

No fue hasta un año después cuando volvió a dar señales de vida y no de las buenas.

Billy se encontraba en una taberna con la intención de tomar un trago tranquilo cuando un vaquero comenzó a increparle, harto de sus insultos saco su revólver y le metió un tiro entre los ojos.

Volvió a escaparse de la prisión donde le habían encerrado tras el crimen y regreso a Nuevo México bajo una nueva identidad.

Allí fue donde se vio metido en la guerra de grandes ganaderos del condado de Lincoln donde se hizo famoso.

James Dolan

En esta guerra se enfrentaban dos bandos el más grande era el llamado  Círculo de Santa Fe, formado por banqueros, empresarios, políticos y militares corruptos dirigidos por James Dolan y controlaban el condado ocupando los puestos de la administración en su propio beneficio.

El otro bando lo formaban un grupo de ganaderos hartos de los desmanes encabezados por John Chisum que aspiraba a conseguir el contrato de suministro de carne para el ejército. A este grupo se había unido Alexander McSwenn, abogado escocés y antiguo miembro del Círculo y John Tunstall, un joven empresario inglés que planeaban construir un rancho y abrir un banco.

John Tunsall

Tunsall conoció a nuestro protagonista y le gusto su forma de ser así que le ofreció trabajo, pero no duro mucho la aventura americana del inglés.

El conflicto entre ambos grupos mantenía un perfil más o menos admisible hasta que James Dolan rompió ese equilibrio cuando asesino a Tunsall, hecho que sucedió en presencia de Billy.

McSwenn tomo el mando y desato un infierno de sangre y pólvora contra todo y todos que tuviesen relación con Dolan, infierno en el que destaco Billy gracias a su puntería y sed de venganza por la muerte de Tunsall el hombre que creyó en el.

Dolan no se amilano y desplego todos los medios a su alcance legales e ilegales, alistando pistoleros como agentes de la ley y contratando cuatreros para contrarrestar a los hombres de McSween que contaban con el apoyo de la comunidad hispana.

Alexander McSween

Billy junto a un nutrido grupo de hombres formaron  los Reguladores todos ellos al servicio del alguacil y encargados de arrestar a 18 personas vinculadas con el asesinato de Tunsall.

Localizaron y detuvieron a dos de ellos pero un par de días después cuando estaban siendo trasladados aparecieron muertos junto a uno de los reguladores. Se cree que estaban tratando huir y el regulador abatido les estaba ayudando.

A raíz de este incidente, Dolan utilizo su influencia, el juez retiro las órdenes de búsqueda y declaro a Billy y sus reguladores fuera de la ley.

Aun así este grupo de hombres continuo con su caza de los responsables del asesinato de Tunsall y el número de muertos fue en aumento.

La ciudad de Lincoln fue designada como el lugar de la batalla final y el día fue el 15 de julio de 1878.

60 reguladores, incluido Billy, al mando de McSween se enfrentaron a los hombres de Dolan, el Sheriff y los apoyos de las bandas de cuatreros. El enfrentamiento que duró cuatro días se cobro la vida de dos personas.

Lugar donde se parapetaron los Reguladores

Hasta que Dolan tiro de sus influencias y pidió ayuda al Ejército, que aunque indeciso al principio se presentó en Lincoln con 35 soldados, un cañón y una ametralladora, el pretexto fue proteger a la población civil.

La presencia del Ejército provoco la huida de la mayoría de los reguladores quedando al día siguiente tan solo una docena de ellos al mando de McSween y Billy. Ante esta situación decidieron huir amparados en la oscuridad de la noche pero McSween junto algunos de sus hombres fue descubierto y abatido.

De esta forma finalizó la guerra de Lincoln, Billy se separo de sus hasta ahora compañeros y se marcho a Texas.

Para zanjar el tema, el gobierno decreto la amnistía para todos los participantes en el conflicto a excepción de Billy quien tenía una orden por un delito federal por matar a un sheriff.

El gobernador de Nuevo México pacto con Billy su indulto si se entregaba y testificaba en otro caso por asesinato. Billy acepto e ingreso en la prisión de Mesilla.

Pero al ver que el tiempo pasaba y que no llegaba indulto alguno hizo lo que mejor se le daba, fugarse de la prisión.

Marshall Pat Garrett

Esta vez las instituciones no iban a pasar por alto esta ofensa a las leyes y encargaron al nuevo Marshall Pat Garret que captura a Billy el niño vivo o muerto.

En 1880 Garret capturó a Billy y lo traslado a Lincoln donde fue juzgado y condenado a morir en la horca, pero Billy no estaba dispuesto a rendirse y se volvió a escapar cobrándose la vida de dos de sus guardias.

Meses depues, el 14 de julio, Garret recibió el chivatazo de la localización de Billy el niño, una hacienda a las afueras de Fort Summer.

Garret, sigiloso, se escondió en la habitación de Billy y espero su llegada. Ya de noche una silueta entro en la habitación y sin mediar palabra Garret abrió fuego.

Había muerto Billy el niño con tan solo 21 años, se le responsabilizo de la muerte de 21 personas aunque solo se han podido certificar 9 de ellas y la mitad durante tiroteos tumultuosos.

Lapida compartida de Billy the Kidd

La fama de este pistolero era tan grande que a las tres semanas de su muerte apareció su primera biografía y hasta su ejecutor se atrevió a narrar su historia. Hoy en día su tumba es uno de los lugares de peregrinación más famosos y visitados de los EEUU.

Bibliografía

Doval, Gregorio. Breve historia del salvaje Oeste. Pistoleros y forajidos. Madrid: Nowtilus, 2009.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

1 Comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: