Vikingos en Francia (IV) La formación de Normandía

La nefasta actuación del rey Carlos durante el asedio de Paris por los daneses le acabo pasando factura un año después.

 Fue derrocado por su sobrino Arnulfo que fue coronado rey de los francos del este y por el héroe de Paris, el conde Odo, que fue proclamado rey  de los francos del oeste, germen de las futuras Alemania y Francia.

Arnulfo derroto a las tropas que asolaron Paris en el 891 después de que estas se hubiesen asentado en Flandes y los supervivientes huyeron a Inglaterra.

El conde, ahora rey, Odo tuvo que hacer frente a varias insurrecciones nobiliarias, como ya era tradición, hasta su muerte en 898.

Rey Odo

Aunque los ataque vikingos habían decrecido todavía  se producían, recordemos que Hrolf se había quedado con un grupo de seguidores en el valle del Sena.

El noruego, al contrario que sus seguidores que eran daneses, había instalado su centro de operaciones en Ruan desde donde saquear Paris y todos los territorios reales.

Carlos el Simple, sucesor de Odo en el trono de los francos del oeste, no consiguió derrotar a Hrolf hasta el año 911 cuando intento asaltar la ciudad de Chartres.

Carlos III El Simple

Tras esta derrota el noruego ofreció una tregua al rey y entablaron conversaciones paz. El monarca franco ofreció al escandinavo convertirlo en noble, conde de Ruan donde ya estaba establecido, a cambio le pedía sumisión a la corona, abandonar a sus dioses y convertirse al cristianismo y defender el territorio de ataques vikingos.

Era un pacto beneficioso para ambos, Hrolf paso a ser el señor de unas tierras otorgadas por el rey y el monarca ganaba un súbdito y solucionaba el problema de las incursiones vikingas por el valle de Sena.

Cuenta la leyenda que para certificar el acuerdo los nobles exigieron a Hrolf que se arrodillara y besara los pies del monarca. El noruego, orgulloso como era, se negó aludiendo que no hincaría las rodillas ante nadie.  Los nobles se reafirmaron diciendo que el acto era innegociable. Entonces uno de sus hombres se adelanto, cogió de los pies al rey y los levanto para besarlos con la consiguiente caída del soberano desatando las risas de los presentes.

Rollo como, se pasó a llamar después de bautizarse, repartió tierras entre sus hombres para que se asentasen y echasen raíces sin descuidar las armas. Intento expandir sus dominios hacia el este, a la vecina Flandes, con escaso éxito.

En el año 922 el rey Carlos es depuesto y con ello da comienzo una guerra civil entre el monarca depuesto y el nuevo Roberto I, hermano del rey Odo que a la postre se haría con la corona.

Rollo no iba a dejar pasar la oportunidad y amplió su ducado, paso de conde a duque, asegurándose Caen y Bayeux.

Tampoco descuido el encargo de proteger la desembocadura del Sena de las incursiones vikingas lo que se tradujo en la búsqueda de otras tierras para los nuevos expedicionarios como fue el caso de Bretaña.

En esta zona de Francia, anteriormente desechada por su pobreza, los daneses de la mano de Rognvald fueron saqueando tierras y monasterios hasta llegar a tomar Nantes en 919 provocando la desbandada de clérigos y nobles hacia Francia e Inglaterra.

A diferencia de Rollo, Rongvald concibió Bretaña como un campamento a gran escala desde donde lanzar expediciones de saqueo al interior del país. En uno de las incursiones Rongvald fue derrotado y al poco falleció en su fortaleza de Nantes en el 925.

Escudo de Alano II de Bretaña

Poco a poco el precario estado vikingo se fue deshaciendo hasta recibir la puntilla de uno de los nobles bretones exiliado en Inglaterra. Alano Barbatuerta desembarco en las costas de Bretaña gracias a los apoyos prestados por Athelstan de Inglaterra y expulso a los escandinavos en el 939 de Bretaña.

Volvamos a Normandía.

Rollo se mostro como un gobernante capaz, aparte de de extender sus posesiones supo asentarse en lo otorgado por el rey. Permitió que la Iglesia ejerciera con libertad en sus dominios, aunque no está muy claro que comulgase con su doctrina a pesar de su conversión, esto propicio que la población autóctona le viese a él y a sus hombres con buenos ojos.

Tumba de Rollo de Normandía en Ruan

Rollo falleció en el año 928 dejando a su heredero y a su pueblo un lugar propio donde establecerse y crecer, su propio reino.

Pero aun les quedaba camino que recorrer.

Continuara…

Bibliografía

Haywood, Jhon. «Los hombres del Norte: La saga vikinga (793-1241).» Haywood, Jhon. Los hombres del Norte: La saga vikinga (793-1241). Editorial Ariel, 2016. 520.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

6 comentarios

  1. Excelente presentación,espero más de está entrada,estoy encantado como lo expusiste,soy amante a la historia y esté capítulo de la historia sobre Rollo y el ducado de Normandía,es lo mejor para leer y disfrutar de tan excelente entrada.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: