William Wallace

La fecha exacta de la llegada de William Wallace al mundo no se sabe a ciencia cierta y oscila entre 1267 hasta 1276 pero vamos a quedarnos con el 31 de enero de 1272. Lo hizo en el pueblo de Ederslie y era el mediano de tres hermanos. Su familia pertenecía a la baja nobleza escocesa y vivía del arrendamiento de tierra de cultivo y pastoreo.

Vamos a dejar al pequeño William disfrutando de su niñez y vamos a ponernos en situación.

Desde que los escotos llegaron desde Irlanda y se fusionaron con los pictos dando lugar a Escocia, los escoceses no dejaron de pelear por su supervivencia ya fuese con vikingos, britanos, sajones o normandos.

Llegamos al año 1249, momento en el que asciende al trono escocés Alejandro III quien desde el primer momento de su reinado  demuestra buenas dotes de gobierno. Contrajo matrimonio con la hermana de su homologo ingles Eduardo I, de esta unión nacerían tres hijos.

Coronación de Alejandro III de Escocia

Pero la felicidad se iba a ver truncada cuando falleció su esposa Margaret y al poco tiempo lo hicieron sus teres hijos. El reino se había quedado sin herederos y por si fuera poco el rey pereció tras despeñarse su caballo por un barranco en 1286.

De inmediato aparecieron pretendientes a la corona escocesa, por un lado los Bruce y los Balliol por derechos dinásticos y por el otro Eduardo I como cuñado del fallecido rey.

En 1290 el inglés consigue hacerse con la regencia de Escocia y dos años después proclama a John Balliol como rey, eso sí, tributario de Inglaterra. En esa época la corona inglesa controlaba Gales e Irlanda y no era ningún secreto que Inglaterra ansiaba hacerse con el pujante reino escocés.

Miniatura del siglo XIV que representa a Eduardo I de Inglaterra y a su hijo el futuro Eduardo II

La alianza entre el inglés y el escocés se acabo rompiendo cuando el primero exigió al segundo tropas y dinero para su guerra con Francia, la guerra estaba servida.  Ambos reinos se enfrentaron en Dunbar en 1296 con una gran derrota escocesa como resultado. Escocia pasaba a formar parte de la corona inglesa momento en el que empezó el gobierno del terror de Eduardo I al que acabaría apodando el martillo de los escoceses.

En este contexto crece el pequeño William.

 Al ser segundón se decide que siga la carrera eclesiástica y para ello se le envía al cuidado de su tío para que se instruya en una abadía.

La tensión entre escoceses y la fuerzas de ocupación va en aumento y en una de esas refriegas muere el padre de Wallace.

En el momento del fallecimiento de su padre William se encontraba en la ciudad de Dundee estudiando. Como comprenderéis no llevo muy bien la muerte de su padre a manos inglesas, esta ira acumulada la terminaron pagando cuatro jóvenes nobles  ingleses, que bravucones ellos comenzaron a reírse de la vestimenta de Wallace. En un instante los cuatro estaban en el suelo muertos.

Después de esto no podía permanecer en la ciudad, una de las víctimas era el hijo del gobernador inglés, así que se echó a los bosques.

Poco a poco la historia de su enfrentamiento fue corriendo de boca en boca entre sus paisanos, ganando adeptos para su grupo de guerrilleros.  Sus objetivos eran guarniciones o caravanas de provisiones mal protegidas con las que autoabastecerse, contra más gente se apuntaba mas grandes eran sus objetivos.

Grabado de William Wallace

Wallace fue capturado y encerrado en prisión con la intención de que muriera de hambre. Cuando los ingleses creyeron que había fallecido entregaron el cuerpo a sus compañeros de armas para que le dieran cristiana sepultura, pero Wallace no estaba muerto, milagrosamente había resistido. La leyenda aumentaba.

Los ingleses no podían permitir que unos desarrapados escoceses les dejaran en ridículo una y otra vez y para ello no iban a dudar en utilizar todo lo que estuviera a su alcance. Por ello no dudaron en ejecutar a su compañera y algunos de sus familiares con la intención de provocarle y que cometiera un error, solo consiguieron ser víctimas de su ira.

Después de la derrota de Dunbar pocos nobles se sentían con fuerzas para continuar la lucha así que Eduardo I marcho a Francia dejando como regente a sir John de Warrene, de similares prejuicios hacia los escoceses.

Aun quedaban escoceses dispuestos a luchar por la independencia de su reino como eran Wallace y sus hombres que cada vez hacían más daño a los ingleses con sus ataques y sir Andrew de Moray que reclutaba un ejército al norte del reino.

Para poner fin a este problema, el regente recibió refuerzos incluidos la temible caballería pesada inglesa, unos 30.000 efectivos. Los escoceses por parte contaban con unos 10.000 hombres escasamente equipados.

Batalla del puente de Stirling

Los dos contingentes se encontraron cerca de la población de Stirling, cada uno ocupando uno de los márgenes del rio Forth.  

Después de fracasar las negociaciones previas al combate los ingleses comenzaron a atravesar el puente que cruzaba el rio. En primer lugar lo haría la caballería seguida por la infantería, esta labor llevaría su tiempo por culpa del estado del puente.

Los arqueros escoceses descargaron sus flechas sobre la caballería inglesa mientras las tropas de Andrew de Moray atacaban al flanco ingles cortando en dos al ejército invasor. La infantería escocesa se lanzo contra los ingleses que habían cruzado el Forth creando el desconcierto lo que provoco la acumulación de hombres sobre el puente y la rotura de este. Los ingleses acabaron batiéndose en retirada.

Esta victoria sobre los ingleses incremento su fama entre los escoceses siendo nombrado caballero y Lord protector de Escocia en ausencia del rey. A pesar de estos éxitos, Wallace, no se conformo y no cejo en su empeño de expulsar a los ingleses llegando incluso a tomar Newcastle situada en Inglaterra.

Eduardo I no podía permitir que esta osadía perdurase por más tiempo por lo que movilizo un ejército de 100.000 infantes y 8.000 jinetes para poner fin a esta situación.

En 1298 los ingleses penetraron en Escocia de nuevo, Wallace sabedor de que el ejercito ingles era muy superior en número se decantó por una táctica de tierra quemada, impidiendo de esta manera que el ejército enemigo se aprovisionase.

Pero no todos apoyaban a Wallace en Escocia, un sector de la nobleza lo detestaba por pertenecer a la baja nobleza y no veían con buenos ojos que tuviese tanto poder. Se empezaba a fraguar la traición.

El 23 de julio de 1298 en Falkirk los dos ejércitos se enfrentaron. Los ingleses lanzaron su caballería pesada que fue rechazada gracias las grandes lanzas que portaban los escoceses, seguido hicieron su aparición los galeses y sus potentes arcos que convirtieron el campo de batalla en una carnicería. Wallace se desesperaba al no ver aparecer a la caballería escocesa al mando de sir John Comyn, lugarteniente de Robert Bruce. Lo que desconocía es que la caballería se había retirado sin presentar batalla, los nobles le habían dejado a merced de los ingleses.

Batalla de Falkirk 1298

Wallace y sus hombres consiguieron huir a los bosques pero los cuerpos de 5.000 escoceses yacían en Falkirk.

A pesar de esta adversidad Wallace no cejó en su empeño y marcho al extranjero en busca de apoyos a la causa. Visito Francia, Roma y Noruega pero no consiguió ayuda alguna. En 1303 volvió a Escocia a seguir con la lucha.

Mientras esto ocurría, Robert Bruce se había dado cuenta de su error al traicionar a Wallace y se rebeló contra Eduardo I, este harto de tanta rebeldía asalto el castillo de Stirling.

Eduardo I quería acabar con el problema de una vez por todas así que comunico a los nobles escoceses que si querían la paz y poder mantener sus privilegios nobiliarios debían entregar a Wallace o continuaría con la toma de castillos.

La solución estaba clara para los nobles. Con la ayuda de un sirviente de Wallace, sir John Menteith detuvo a Wallace en Glasgow el 5 de agosto de 1305. Desde allí fue trasladado a Londres y recluido en la Torre.

El juicio se celebro el 23 del mismo mes. En él se le acusaba de alta traición, asesinato y paganismo. Sabiendo que su suerte estaba echada pronuncio el siguiente alegato: « Si me acusáis de asesino por matar a los enemigos de mi patria, entonces soy cien veces culpable, pero no me podéis llamar traidor, cuando siempre he servido a mi reino, el cual es Escocia, y no Inglaterra, a cuyo rey jamás he jurado lealtad. Si yo o mis soldados hemos robado o hecho daño a las casas o ministros de religión, me arrepiento de mi pecado, pero no es a Eduardo de Inglaterra a quien pediré perdón.´´

Representación del juicio a William Wallace

Le colocaron una corona de laurel y fue llevado al lugar de su ejecución. La condena consistió en una serie de castigos por sus delitos.

En primer lugar fue arrastrado con caballos por las empedradas calles de Londres, a continuación le colgaron en la horca hasta el límite de sus fuerzas momento en que le descolgaron, seguidamente le sacaron las tripas y las echaron al fuego mientras aun vivía. Finalmente le decapitaron.

Su cuerpo fue descuartizado, sus brazos fueron enviados a Newcastle y Brewick y las piernas a Perth y Aberdeen; su cabeza se clavo en una pica y quedo expuesta en el puente de Londres.

Eduardo I por medio del terror pretendía amedrentar a los escoceses pero acabo consiguiendo todo lo contrario, más si cabe tras enterarse del martirio de Wallace. Estos continuaron con la lucha, esta vez dirigidos por Robert Bruce que acababa de ser  proclamado rey de los escoceses.

Eduardo I murió en 1307 sin conseguir controlar a los escoceses que continuaron la lucha inspirados por el ejemplo de William Wallace. En el año de 1314 los escoceses guiados por Robert Bruce derrotaron a un ejército tres veces superior en número en Bannockburn consiguiendo así su independencia durante tres siglos.

Estatua de Robert Bruce en Bannockburn
Aquí os dejo el audio de Pasajes de la historia de Juan Antonio Cebrián sobre William Wallace.

Bibliografía

Cebrián, Juan Antonio. Pasajes de la Historia II. Madrid: Ediciones Corona Borealis, 2003.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

1 Comentario

  1. Muy bueno todo sobre el famoso héroe escocés William Wallace. Me interesa saber mucho de est♪0 personaje histórico y su actuación de lucha contra ese enemigo,que a la larga y en transcurso de los siglos dominará;Inglaterra.En esa forma consolidará su poder en un solo reino, llamadó: Gran Bretaña.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: