La caza del Goeben

Sarajevo 28 de junio de 1914. El heredero al trono del imperio austrohúngaro, Francisco Fernando, es asesinado por nacionalistas serbios. Este hecho desataría uno de los mayores conflictos bélicos de la historia, la IGM (Primera Guerra Mundial) o la Gran Guerra como se la conoció hasta 1939.

Esta guerra enfrento a dos bandos: por un lado estaban el imperio británico, el ruso y la república francesa formando la Triple Entente, por el otro se encontraban los Imperios Centrales, Austria-Hungría y Alemania.

Después del atentado, el imperio austrohúngaro lanzo un ultimátum sobre Serbia, la cual estaba bajo protección rusa obligando a estos a salir en su defensa, lo mismo que hizo el imperio alemán a favor de los austrohúngaros, a lo que Francia respondió apoyando a los rusos. Los Imperios Centrales  se vieron así involucrados en una guerra de dos frentes.

Para tratar de aliviar esta presión, los alemanes, trataron de atraer a su bando al imperio otomano con el que tenía buenas relaciones, pero este ya había declarado su neutralidad en una posible contienda. Inesperadamente los alemanes recibieron la solución de manos de los británicos. Los ingleses requisaron dos acorazados que se acababan de construir por encargo en sus astilleros al gobierno turco. Al día siguiente el imperio otomano firmó un acuerdo de defensa con el imperio alemán.

El 28 de julio Austria-Hungría declara la guerra a Serbia e inmediatamente Rusia moviliza a su ejército en la frontera austriaca, a lo que Alemania responde de idéntica manera. No hay señales de los turcos. El acuerdo firmado no es suficiente, había que seguir presionando.

Para esta misión iba a ser necesaria la intervención de la  armada germana. La armada alemana en el Mediterráneo estaba compuesta por el crucero de batalla SMS (siglas de Barco de su Majestad en alemán) Goeben y el crucero ligero SMS Breslau comandada por el almirante Wilhem Souchon.

Wilhem Souchon

El día que se declaro la guerra contra Serbia, el Goeben se encontraba en el puerto de Pola, en el Adriático, el cual decidieron abandonar tras recibir la noticia en dirección al puerto de Mesina evitando así quedar bloqueados. A su paso por Tarento se les unió en su viaje el crucero Breslau.

Los dos buques llegaron al puerto de Mesina el 2 de agosto, dato que recibieron los británicos casi instantáneamente. Wiston Churchill, como máximo responsable del almirantazgo británico, había ordenado a su flota destinada en el Mediterráneo y bajo las órdenes del almirante Milner, proteger a los barcos de transporte franceses en caso de declaración de guerra y con la recomendación explicita de «no emprender ninguna acción con fuerzas superiores.´´

Tras recibir estas órdenes, el almirante Milner, reunió su flota compuesta por tres cruceros de combate en Malta a la que se unió una segunda flota al mando del contraalmirante Troubridge y la distribuyo entre el Adriático y el estrecho de Mesina. Pero este despliegue llegaba tarde, en la madrugada del 3 de agosto, el Goeben y el Breslau habían abandonado Mesina rumbo a la costa argelina con el objetivo de bombardear los puertos franceses donde embarcarían sus tropas coloniales.

A lo largo de la tarde de ese mismo día, Souchon recibió la noticia de la declaración de guerra contra Francia. Decidió acelerar el ritmo para llegar cuanto antes a su objetivo, pero cuando faltaban pocas horas para su llegada recibió la orden de dirigirse a Constantinopla para persuadir a los otomanos de declarar la guerra a Rusia. Souchon no quiso renunciar a su objetivo y continuó con su rumbo al que llegó al amanecer, momento en el que bombardeó los puertos de Bone y Philippeville consiguiendo de esta manera la suspensión por unos días del embarque de tropas.

Después del bombardeo, los buques alemanes emprendieron el regreso a Mesina con la intención de repostar y poner rumbo a Constantinopla. En su regreso se encontraron con dos acorazados de la real armada británica, el HMS (siglas de Buque de su Majestad en ingles) Indomitable y el HMS Indefatigable, pero estos no pudieron abrir fuego contra los alemanes al no haberse declarado aun la guerra entre ellos. Se inició así la persecución del Goeben y el Breslau, intentando mantener a los germanos dentro de su distancia de fuego pero los buques alemanes eran más veloces consiguiendo arribar en Mesina.

SMS Breslau

Al día siguiente, 4 de agosto, los británicos ya se encontraban oficialmente en guerra con los alemanes y podrían entablar combate. Sin embargo la situación de neutralidad de Italia impedía los combates en su territorio. Ante esta situación los británicos decidieron vigilar las salidas del estrecho de Mesina, colocando al Inflexible y al Indefatigable en el Mediterráneo occidental y al crucero ligero Gloucester en la salida oriental.

Los dos días siguientes, 5 y 6 de agosto, el almirante Souchon los ocupó en almacenar la máxima cantidad de carbón y en discutir con los italianos que le apremiaban para que abandonara el puerto, ya que según las reglas de la neutralidad las potencia beligerantes no podían permanecer más de un día fondeados en un puerto neutral.

Durante ese tiempo recibió dos mensajes del almirantazgo alemán, el primero anulaba la orden de dirigirse a Constantinopla ya que los gobernantes turcos no estaban muy convencidos de dejar paso libre a los alemanes ya que esto podría romper su neutralidad.El segundo mensaje anunciaba que los austrohúngaros no podrían proporcionarle ayuda naval, así que dejaba en sus manos la elección de rumbo.

Souchon sopesó las alternativas que tenía: atravesar el estrecho de Gibraltar y salir hacia el Atlántico era una tarea casi imposible por el bloqueo establecido por los británicos y franceses y por la escasez de combustible. De la misma manera tampoco le gustaba la idea de encerrarse en el puerto de Pola con los austriacos donde seria presa fácil. Finalmente se decantó por continuar  con la misión de viajar a Constantinopla amparándose en la libertad de movimientos que le habían otorgado.

Sabía que nada más abandonar el puerto se reanudaría la persecución por parte inglesa. Por ello ideó un plan que consistía en salir de Mesina por la tarde bordeando la costa italiana hacia el norte y al caer la noche cambiar el rumbo hacia el sureste despistando a sus perseguidores con ayuda de la oscuridad. Pero tenían el problema de la escasez de carbón que debían subsanar con la ayuda de un mercante alemán que les suministraría combustible en el cabo Maleas, en la costa griega.

A media tarde del 6 de agosto, el Goeben y el Breslau abandonaron el puerto de Mesina por el este, en dirección al Adriático, momento en el que empezó la persecución al ser detectados por el Gloucester.

HMS Gloucester

Cuando el almirante Milner recibió la noticia de la partida de la escuadra de Souchon decidió mantener las posiciones de sus flotas. Intuía que era una treta, algo en lo que no erraba, y que cambiaría de rumbo hacia el oeste. Si  se equivocaba  y finalmente continuaban rumbo norte serian interceptados por la escuadra de Troubridge.

Llegada la noche, Souchon, cambió el rumbo hacia el sureste como estaba planeado. El Gloucester informó de la maniobra al almirantazgo en Malta. De inmediato ordenó a Troubridge interceptarlos. El británico contaba con mayor número de efectivos, pero ninguno de ellos superaba en alcance de fuego al Goeben, así que intentó la misma táctica que Souchon, aprovechar la oscuridad de la noche para interceptarlos. Pero a las cuatro de la mañana aun no habían dado con el Goeben así que puso fin a la caza.

Al amanecer del día 7 solo el Gloucester continuaba la persecución haciendo caso omiso a las indicaciones de Milner que le había ordenado alejarse del Goeben y del Breslau. Souchon no se atrevía a repostar estando aun bajo la mirada del Gloucester así que ordeno al Breslau que retrasara todo lo posible al buque inglés. Este hizo varias pasadas y colocando minas a su alrededor. Por su parte el Gloucester no se acobardó y disparó al Breslau con la intención de que el Goeben regresara para proteger a su compañero ganando tiempo a la espera de refuerzos. El Breslau respondió al fuego al igual que hizo el Goeben pero ningún buque sufrió el menor daño. Finalmente el Gloucester no quiso tentar más a su suerte y desistió en el intercambio de fuego.

Llegada la media tarde, la persecución continúo hasta que el almirante Milner dio la orden de abandonar la caza en el momento que los buques alemanes alcanzaran el cabo Matapan. Unas horas después, a media noche, Milner emprendió la persecución desde Malta y de nuevo unas horas después, ya en el día 8 de agosto, volvió a suspender la persecución por la declaración de guerra del imperio austrohúngaro, algo que resultó ser falso. Ahora los teutones podían aprovisionarse de carbón con tranquilidad pero desconocían la noticia de la retirada británica así que continuaron hacia el norte del mar Egeo, a las costas de Denusa. En la mañana del día 9 llegaron a su destino donde repostaron y solicitaron permiso para atravesar el minado estrecho de los Dardanelos.

Recorrido del SMS Goeben desde su salida desde Pola hasta su llegada al paso de los Dardanelos.

Al anochecer de ese mismo día aun no habían recibido noticias de los otomanos, pero sí de los británicos que habían reanudado la búsqueda y penetraban ahora en las aguas del mar Egeo. Fue entonces cuando Souchon decidió jugársela y aproximó los acorazados a la entrada del estrecho donde solicitaron de nuevo el paso por los Dardanelos. Después de unas horas, bajo una tensión más que palpable, los turcos dieron su autorización a los alemanes para atravesar el estrecho esa misma noche.

Con el fin de justificar la llegada de los navíos alemanes a Constantinopla, se declaró como una transacción económica corriente, mediante la cual los alemanes hacían entrega de un pedido de embarcaciones a los turcos, en este caso el Goeben y el Breslau que a partir  de  ese momento serian rebautizados como el Yavuz y el Midili. Estos contarían con la misma tripulación alemana y Souchon sería nombrado almirante jefe de la armada otomana.

Pero a pesar de la llegada de los dos buques, el imperio otomano no se decidía a romper su neutralidad, hecho que aprovecharon los aliados ofreciendo algunas concesiones a los turcos para que se mantuvieran neutrales.

Con estos tira y afloja pasaron los meses, hasta que a finales de octubre los alemanes decidieron poner fin a esta situación, dado que necesitaban imperiosamente abrir otro frente con los rusos. Los antiguos acorazados Goeben y Breslau penetraron en el Mar Negro y atacaron las ciudades rusas de Odesa, Sebastopol y Feodosia el 28 de octubre. Los turcos quisieron desmarcarse de esta acción dando a entender que había sido una decisión exclusiva de Souchon, pero no pudieron hacerlo ya que el Goeben se encontraba en Constantinopla y amenazaba con bombardear la capital. El 4 de noviembre Rusia declaró la guerra al imperio otomano; al día siguiente lo hicieron Francia y Gran Bretaña.

El SMS Goeben en su ataque a Sebastopol

Así fue como dos simples navíos consiguieron que todo un imperio entrara en la IGM, aislaron a otro por mar, involucraron a más naciones y prolongaron  el conflicto hasta 1918.

Aquí os dejo el audio que grabe sobre este hecho para Historiados Podcast, espero que os guste y perdonéis los fallos de novato.

https://www.ivoox.com/historiados-magazine-17-el-hombre-atomico-la-audios-mp3_rf_43858391_1.html

Bibliografía

Los cañones de agosto. Barbara W. Tuchman. Círculo de lectores.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: