Quiero ser soldado de Roma ¿Qué requisitos debo reunir?

Todo el mundo quiere prosperar en la vida y una de las mejores formas en la época imperial romana era alistarse en el ejército.

 Si consigues ser admitido servirás  a Roma por un periodo mínimo de veinticinco años, eso si no eras aniquilado en alguna batalla de las inmensas fronteras del imperio. Como contraprestación  recibirás tu paga, conocerás mundo y cuando termines tu servicio obtendrás una pensión.  En el caso que cayeses antes de cumplir tu contrato el estado correrá con los gasto de tu funeral.

Es una gran oportunidad ¿a que si?

Pero no todo el mundo puede pertenecer al ejército. Hay una serie de requisitos que cumplir antes.

Si eres esclavo o criminal olvídate de formar parte del ejército de Roma.

Tampoco lo intentes si eres mujer o eunuco, por lo menos hay que tener un testículo para ser soldado.

Debes de poseer la ciudadanía romana, en caso de no tenerla no desesperes, los extranjeros pueden alistarse en los cuerpos auxiliares.

Tienes que ser soltero aunque si quieres poner fin a tu infeliz matrimonio alistarse equivale a divorciarse.

Debes de medir como mínimo 1´70 metros aunque si eres fuerte y ágil se puede hacer una excepción.

No se hará ninguna excepción si no tienes buena vista.

Es muy recomendable venir recomendado. Si puedes conseguir una recomendación de algún cargo público o de algún veterano del ejército mucho mejor ya que los puestos vacantes no abundan y siempre serán para los mejor recomendados.

No cantes victoria aun si cumples estos requisitos, todavía hay que pasar la fase de prueba. En ella se te hará una entrevista personal en la que se aseguraran que eres quien dices e investigaran tu entorno si es necesario. Te someterán a pruebas físicas para cerciorarse de que eres capaz de aguantar los rigores de la vida de un soldado.

Si consigues pasar estas pruebas podrás jurar como soldado, algo que no es para tomar a la ligera ya que tu vida pasara a regirse por el código militar, así que cuidado con desobedecer una orden.

Ya solo queda entregarte tu tablilla de identificación que deberás llevar contigo y esperar destino.

¡¡¡ Salvete Romanae militiae!!!

Legionario romano.

Bibliografía

Matyszak, Philip. Legionario. El manual del soldado romano. Madrid: Ediciones AKAL, 2010.

Por nosoyhistoriador

Soy un simple aficionado que intenta acercar la Historia mientras sigue aprendiendo de ella.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: